Hello everyone!

Hoy hemos amanecido en Nueva York, donde todos los sueños se pueden hacer realidad. Tras una buena noche de descanso, a las 8 ya estábamos abajo para tomar el riquísimo desayuno del hotel. Había de todo: bollería, salchichas, huevos, gofres, café, zumos, sándwiches… ¡Todo buenísimo! Sin prisa pero sin pausa, después de desayunar bajamos nuestras maletas al bus y seguimos con nuestro viaje por Nueva York.

Nuestra primera parada fue Times Square. Esta zona está llena de luces de neón, gigantescas pantallas led que promocionan mil y un productos y servicios, cuya potencia hace que sea totalmente innecesario el uso de farolas en toda la plaza. Gente a pasos apresurados, bocas abiertas por la sorpresa y miles de cámaras de fotos y vídeo que quieren inmortalizar el momento sagrado en el que sus dueños se encuentran en ese lugar soñado, en ese corazón de la Gran Manzana que tantas veces hemos visto en películas, revistas y del que tanto hemos oído hablar. Simplemente impresionante. Hemos hecho una paradade dos horas allí y hemos podido ver el edificio desde donde cae la bola en Nochevieja, el Hard Rock Café, la tienda oficial de los Yankees… y hasta modelos de Victoria Secret.

IMG-20150727-WA0004 IMG-20150727-WA0009

De allí nos dirigimos al barrio del Soho. El Soho es uno de los barrios más chulos de Nueva York. Su nombre viene de abreviar “South of Houston”, una de las calles más conocidas de Manhattan y desde donde comienza la zona. Es un lugar de edificios rojos, de tiendas, de restaurantes, de apartamentos caros, de taxis… pudimos pasear un rato por sus calles y ver que estaban llenas de vida y movimiento con tiendas que se salen del presupuesto, pero aun así merece la pena, te tomas un perrito caliente en cualquier puesto y hueles y miras al Nueva York más bohemio, más moderno y más cosmopolita.

Después de nuestro paseo, nos dirigimos con nuestro autobús para subirnos en un barco que nos llevaría hacer un recorrido para ver la estatua de la libertad. Antes de llegar puerto, pasamos por la zona cero, donde las dos torres gemelas fueron atacadas en 2001 y vimos el nuevo rascacielos llamada “torre de la libertad”, claramente toda la zona que rodeaba al edificio desprendía una clara emoción.

Finalmente llegamos al barco y comenzamos nuestro mini paseo de una hora…. Pudimos ver las mejores vistas de Nueva York y por supuesto nos hicimos un montón de fotos, pero lo que todos queríamos era ver la Estatua de la Libertad. Se encuentra en la isla de la Libertad al sur de la isla de Manhattan, junto a la desembocadura del río Hudson y cerca de la Isla Ellis. La Estatua de la Libertad fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y como un signo de amistad entre las dos naciones. Verdaderamente impresiona con su color verde y su serio semblante. IMG-20150729-WA0000IMG-20150728-WA0095

To be continued…

Miriam

 

¡Sigue a Newlink en las redes sociales y no te pierdas ni un detalle!