¡Buenas noches a todos!

Hoy lunes hemos comenzado la última semana del programa de tres semanas en Ontario. ¡El tiempo ha pasado volando! Aunque a la vez parece que llevemos en Canadá muchísimo más tiempo. Ya estamos acostumbrados al calor soporífero, a las grandes distancias a pie canadienses y a los gofres con sirope marca Aunt Jemima. Estoy segura de que la vuelta será dura para todos.

Pero antes de volver, aún nos quedan historias que contar. Hoy os traigo la de Mónica, que me cuenta que ha ido con su host family y con su compi francesa a hacer de voluntarias en un campus de la iglesia de su familia, donde han podido ayudar con los niños. La recompensa al esfuerzo ha sido la visita a un outlet al acabar. ¡Bien hecho!

El resto, al igual que una servidora, nos hemos quedado en casa, ya que el cielo amanecía encapotado y no apetecía mucho salir. Según me cuentan además nuestros chicos, les encanta el Netflix canadiense, que tiene más variedad que el español y lo tienen todo en versión original. Porque no dejamos de practicar la lengua inglesa 🙂

Mañana como todos los martes volveremos a reunirnos todo el grupo.

¡No os lo perdáis!