Hello again!

Ya estamos de vuelta un día más con nuevas historias y más aventuras, esta vez desde un parque nacional irlandés: el Devil’s Glen, donde se encuentran las cataratas más altas de todo el país.

Para comenzar el día con buen pie, hemos tenido un poco de clases de inglés para mantener este ambiente anglosajón que tenemos tan presente. Después de unas cuantas horas de práctica intensa y formal del idioma, nos dirigimos hacia uno de los lugares más naturales y conocidos de Irlanda. Se trata de las cataratas de Devil’s Glen, un parque natural protegido a tan sólo unos pocos kilómetros de Wicklow. ¡Somos unos privilegiados por tener esta preciosidad tan cerca!

Devil’s Glen307BF759-77CD-496E-A331-370E1ACE45F9

Devil’s Glen

Llegar hasta allí no fue tarea sencilla. Primero, un grupo de estudiantes no conseguía localizar el sitio, así que tuvo que recurrir a nuestro querido Google Maps. ¡Qué haríamos nosotros sin la tecnología! Una vez listos nos encontramos con un camino pedregoso de unos 3 kilómetros de subidas y bajadas. Cuando llegamos allí, la verdad es que nos esperábamos algo un poco más grande. ¡Si nos habían dicho que es la catarata más alta de Irlanda! No obstante, el problema no era la altura de la caída, sino la falta de agua por la intensa sequía que vive el país. Una vez que las fotos estaban hechas y que pudimos descansar un poco, nos tocaba emprender el camino de regreso, aunque esta vez por un lugar diferente. Parecía que era más llano, pero cuando llegamos a la última parte no podíamos creernos que tuviésemos que subir tal colina. Al final, con la lengua fuera, llegamos de nuevo a la entrada del parque.

2FF63355-8659-429D-9030-1ADB1DFFD699

EC2D55E8-39B3-4528-9BD8-B16D16228F2E

Y hasta aquí todo por hoy. Mañana seguiremos disfrutando de la naturaleza en el Monte Usher.

¡Hasta la próxima!