Y esto ya va llegando al final… Parecía que fue hace tres días cuando llegábamos, y hoy nos disponíamos a decir adiós al grupo de la mejor forma posible. ¡Londres! ¡Y de shopping!

Como nosotras ya habíamos hecho las dichosas tres horitas en barco por Londres (a ver, no estuvieron mal, fue un circuito muy bonito, pero con la ida solo nos hubiera gustado más), nos fuimos al teleférico de Air Emirates. A ver, no eran las mejores vistas de Londres (ya que era de la parte más nueva, y tan nueva, que estaba también construyéndose), y el río Támesis (uno de los ríos más “limpios” del mundo). Lo teníamos que decir, que es algo que hemos aprendido en el viaje, aunque parezca mentira. Bueno, pues juntitas nos asustamos un poco cuando paraba de repente para apreciar las vistas. Eso, y que hacía un calor increíblemente insoportable dentro. Señores del Air Emirates, pongan aire acondicionado dentro. Gracias.

Después de esto, cogíamos el metro otra vez para adentrarnos en Londres. Primero, fuimos a Picadilly Circus, donde nos sacamos nuestras queridas fotos, algunas con la cámara de Sara, que nos ha salvado de muchas en este viaje, y nos sacaba las fotos de Instagram perfectas. Teníamos tiempo libre, así que hemos ido de compras por Regent, Oxford y alrededores. Un sitio super bonito, pero necesitábamos más, mucho más tiempo para ir de compras. Que a nuestro paso nos dio tiempo a comprarnos un helado o a comer de milagro.

Después de esto, nos fuimos a Covent Garden, más tiendas, y espectáculos, así que disfrutamos ya sentaditas de nuestro tiempo libre.

Y ya para finalizar el día, nos fuimos al tren, todos juntos (y tanto, porque nos juntamos con el grupo de franceses que también fue a Londres ese día). Después de un día duro, y alguna que otra despedida ya, nos merecemos un descanso. Mañana, a aprovechar nuestro último día aquí, y a empezar a preparar la maleta 🙁

IMG-20180721-WA0003 IMG-20180721-WA0004 DSC_0040