¿Sabías que Shakespeare inventó 1.700 términos en inglés?

Sabías que Shakespeare invento 1700 terminos en ingles
 

Seguro que habéis escuchado en infinidad de ocasiones la frase de que el inglés es “la lengua de Shakespeare”, al igual que muchos se refieren al castellano como “la lengua de Cervantes”. Ambos autores han tenido una gran importancia e influencia en la literatura universal, pero el inglés como lengua tiene una gran deuda contraída con ‘el Bardo de Avon’ quien, como dijo Ben Jonson, no pertenece a una sola época sino a la eternidad.

Aunque ya hemos dado un repaso a la historia y vida de William Shakespeare en nuestro blog y hemos seguido sus pasos desde Stratford Upon Avon hasta Londres, merece la pena dedicar un solo post a la enorme contribución que supuso la acción del dramaturgo en la fase tardía del inglés moderno temprano.

 

Shakespeare y la lengua inglesa

Durante sus 52 años de vida, el dramaturgo, poeta y actor inglés tuvo tiempo de escribir más de 30 obras de teatro, 150 sonetos y 4 obras líricas. De la pluma de Shakespeare salieron obras maestras como ‘Romeo y Julieta’, ‘Hamlet’, ‘Otelo’, ‘Macbeth, ‘Antonio y Cleopatra’, ‘El mercader de Venecia’… Por si fuera poca su contribución literaria, Shakespeare creó más de 1.700 palabras transformando nombres en verbos, verbos en adjetivos, añadiendo prefijos y sufijos, conectando palabras que nunca habían sido puestas juntas y elaborando palabras totalmente nuevas mediante la acuñación de nuevas combinaciones de letras.

La cifra de 1.700 palabras no está nada mal teniendo en cuenta que el idioma inglés está formado por unos 350.000 términos (verbos, adjetivos y adverbios incluidos). Además, este dato cobra más importancia si recalcamos que el inglés promedio no utiliza en su día a día más de 2.800 palabras.

Hoy en día tenemos esos vocablos tan interiorizadas y los vemos tan normales que parece mentira que no existieran antes y que tuviera que venir Shakespeare a plasmarlos en papel. Sin duda, el inglés tal y como lo conocemos, no sería lo mismo sin su enorme labor. Así que si estás haciendo un curso de inglés en el extranjero y te parece mucho el vocabulario que aprendes cada día con tu familia o en la escuela, ¡ya sabes a quién tienes que echarle la culpa! Porque palabras como dawn (amanecer), elbow (codo), bedroom (dormitorio) o blanket (manta) son todas invenciones suyas.

 

Términos ingleses que debemos a Shakespeare

Estos son algunas de las palabras que añadió Shakespeare a la lengua inglesa. Como veréis, muchos son vocablos comunes de uso frecuente hoy en día. Si pincháis en la palabra, podréis ver a qué obra pertenece y buscar el fragmento donde aparece:

academe accused addiction advertising amazement
arouse assassination backing bandit bedroom
beached besmirch birthplace blanket bloodstained
barefaced blushing bet bump buzzer
caked cater champion circumstantial cold-blooded
compromise courtship countless critic dauntless
dawn deafening discontent dishearten drugged
dwindle epileptic equivocal elbow excitement
exposure eyeball fashionable fixture flawed
frugal generous gloomy gossip green-eyed
gust hint hobnob hurried impede
impartial invulnerable jaded label lackluster
laughable lonely lower luggage lustrous
madcap majestic marketable metamorphize mimic
monumental moonbeam mountaineer negotiate noiseless
obscene obsequiously ode olympian outbreak
panders pedant premeditated puking radiance
rant remorseless savagery scuffle secure
skim milk submerge summit swagger torture
tranquil undress unreal varied vaulting

 
William Shakespeare 1700 palabras inglés

Expresiones y nombres de mujer

¿Pensabas que eso era todo? ¡Ni de coña! Shakespeare era un tío inquieto y no descansaba ni los domingos. Además de todo lo que hemos visto, también inventó expresiones que hoy forman parte de la conversación ordinaria como “a sorry sight”, “for goodness’ sake”, “full circle” o “naked truth”.

Y como todavía le parecía poco, popularizó en sus obras algunos nombres de mujer.
Algunos los inventó él y otros los adaptó de palabras en otros idiomas, pero el caso es que los introdujo a la lengua inglesa y muchos de ellos siguen siendo populares hoy en día:

Jessica

El registro escrito más antiguo del nombre con su ortografía actual se encuentra en el nombre de un personaje de la obra de Shakespeare, “El mercader de Venecia”.
Shakespeare probablemente inventó el nombre basándose en el nombre bíblico Isca, Yiskah en hebreo.

Miranda

El primer uso de Miranda como nombre de chica se atribuye a Shakespeare en su obra “La Tempestad”. La palabra en sí no fue inventada por Shakespeare ya que es una palabra del latín que significa ‘mirador, digno de mirar o admirar’ y se puede encontrar en varios nombres de municipios en Italia, Portugal y España.

Olivia

El nombre fue usado por primera vez para un personaje en su obra “Noche de Reyes”. Es posible que Shakespeare inventara el nombre como una forma femenina de Oliver.

Celia

Aunque no es un nombre inventado por él al existir con anterioridad en países de lenguas romance, Shakespeare fue quien introdujo el nombre al mundo de habla inglesa. La primera vez que se usó ese nombre en literatura inglesa fue en la obra de Shakespeare “Como gustéis”. El nombre se popularizó en los siglos posteriores y es hoy en día un nombre de chica bastante común.

Rosaline

Rosaline viende del latín ‘rosa linda’ y es una variación del nombre Rosalind que usó Shakespeare por primera en su obra “Romeo y Julieta” y posteriormente en su comedia “Trabajos del amor perdido”.