¿Qué hacer si te pones enfermo en el extranjero? Consejos de viaje

Qué hacer si te pones enfermo en el extranjero de viaje

 

Muchas veces a la hora de planear un viaje o curso de inglés en el extranjero, lo primero que nos viene a la cabeza es gestionar el tiempo de ocio para lograr visitar el mayor de lugares o atracciones turísticas posibles que el país extranjero nos ofrece.

No obstante,  lo primero que se debe tener en cuenta es nuestra salud y bienestar, que engloba desde el más pequeño accidente hasta incluso una urgencia médica grave. Y aunque lo más normal es que no ocurra absolutamente nada durante nuestro viaje, debemos conocer todas nuestras opciones y estar preparados para cualquier contratiempo.

 

Lo primero: una buena previsión de viaje

Antes de nada, tenemos que conocer muy bien o informarnos sobre el sistema sanitario del país de destino que queremos visitar en el extranjero. No es lo mismo visitar un hospital o tener una urgencia en un país miembro de la Unión Europea que por ejemplo en un país como Estados Unidos, donde el sistema sanitario es muy diferente a lo que en España conocemos como Seguridad Social.

Por este motivo, según el país a visitar deberemos pedir la tarjeta sanitaria correspondiente que nos cubra nuestras necesidades, o bien contratar un seguro médico internacional si vamos a ir de vacaciones a otros continentes, como por ejemplo el americano.

 

¿Vas a viajar por tu cuenta o con una empresa?

Si vamos a planificar nuestro viaje al extranjero de manera autónoma, necesitamos unas gestiones previas. Estamos hablando del popular dicho “Juan Palomo” y su correcta aplicación merece un estudio previo de todas las posibilidades para evitar desagradables sorpresas.

De otra manera, si lo que queremos es realizar un viaje a través de una agencia o empresa, lo que necesitamos es tener buenas referencias, recomendaciones y garantías de que su gestión de nuestro viaje al extranjero va a ser la correcta y óptima para nuestra salud, seguridad y comodidad.

Una de las garantías que debes exigir —desde nuestro punto de vista como empresa con 20 años de experiencia en la gestión y organización de cursos de inglés en el extranjero para jóvenes y adultos— es que la empresa cuente con sellos de calidad que le acrediten. En Newlink formamos parte de la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero y contamos con el sello de garantía de su “Norma ASEPROCE”.

Después cada empresa ofrece distintos servicios y deberás evaluar qué es lo que más te conviene en función de tu viaje al extranjero. En Newlink nos ocupamos de todas las gestiones necesarias para que nuestros alumnos estén totalmente protegidos pase lo que pase. Es por ello que garantizamos la mayor cobertura para tu estancia con un seguro de asistencia en viaje sin límite de gastos médicos y de responsabilidad civil con una cobertura de hasta 1 millón de euros.

 

La Tarjeta Sanitaria Europea (TSE)

solicitud tarjeta sanitaria para el extranjero

Una estancia temporal en un país extranjero miembro de la Unión Europea puede ser por estudios, formación, trabajo, vacaciones, etc. Por ello, es indispensable que conozcamos los derechos o prestaciones que nos proporciona nuestro seguro médico en otros países.

 

Estancias en países de la Unión Europea

Al ser España miembro de la Unión Europea, gracias a nuestra Seguridad Social tenemos derecho cada individuo a recibir una Tarjeta Sanitaria Europea que nos servirá como identificación de que poseemos un seguro médico internacional y así poder agilizar los trámites en caso de atención médica en el país de destino.

En los países miembros de la Unión Europea tenemos la obligación de asistencia médica, por lo que si hubieras olvidado tu Tarjeta Sanitaria Europea, también te atenderían sin problemas en el hospital o el médico. Sin embargo, la Tarjeta Sanitaria Europea facilita los procesos de pago y nos evita molestias como el pago por adelantado y solicitar rembolso de vuelta a España.

¿Quieres saber cómo solicitar y renovar la Tarjeta Sanitaria Europea? Es fácil y sencillo —además de gratuito— y puedes hacerlo de tres maneras distintas: en las oficinas de la Seguridad Social (INSS), por teléfono o por internet.

Aunque se trata de un seguro médico internacional de lo más extendido, la Tarjeta Sanitaria Europea tiene alguna restricción que no podemos pasar por alto. No incluye los casos de salvamento y repartición, es decir, siempre que haya que movilizar un equipo de salvamento o tengas que volver a España por enfermedad o accidente, la Tarjeta Sanitaria Europea no podrá cubrir esos costes que además son realmente caros.

Por ello lo más recomendable, sobre todo si vamos a estudiar o trabajar una temporada en el extranjero, es hacernos un seguro complementario que cubra estas necesidades, ya que aunque es poco probable, si se llega a dar el caso podemos vernos involucrados en un verdadero problema financiero.

 

¿Dónde me van a atender con la Tarjeta Sanitaria Europea?

Pese a que si tenemos cualquier problema o accidente nos van a atender en cualquier hospital o médico de la Unión Europea, debemos tener muy claro que la Tarjeta Sanitaria Europea sólo se acepta en los servicios de sanidad públicos. Si por un casual hemos ido a un médico u hospital privado nos pueden hacer pagar una factura pese a que el seguro de nuestro país cubra algo del coste.

Hay que tener en cuenta que no todos los países tienen el mismo sistema sanitario y los seguros médicos internacionales no son una excepción a la hora de cobrar por los servicios sanitarios que a veces pueden resultar realmente caros.

De nuevo hacemos hincapié en el primer punto del post: una buena planificación. Si viajamos a un país extranjero, aunque sea de la Unión Europea y tengamos la Tarjeta Sanitaria Europea, es muy importante tener localizados y diferenciar entre hospitales y médicos públicos o privados para saber dónde ir en caso de urgencia o accidente.

 

¿Cómo comprar medicamentos en el extranjero?

medicamentos cuando viajes al extranjero

Afortunadamente, las recetas expedidas en un país miembro son válidas para cualquier otro país de la Unión Europea. Para ello el médico tan solo nos tendrá que hacer una receta especial que se puede utilizar en otro país (es lo que se conoce como “receta transfronteriza” o “receta médica extranjera”). No obstante, puede darse el caso de que el medicamento recetado no esté autorizado en un determinado lugar.

Por lo demás es aconsejable para estancias no muy prolongadas preparar un botiquín con los medicamentos habituales que podemos utilizar, siempre conservados en su envase original e incluso mejor si poseemos la receta de los mismos. No debemos usar “pastilleros” u otros recipientes que puedan crear confusión ya desde el momento de coger el avión. Tampoco es recomendable llevar jarabes y otros medicamentos líquidos.

 

El curioso caso de los estudiantes y formación profesional

Siempre que vamos a un país con el propósito de estudios, prácticas o formación debemos tener un seguro completo. En caso de que solo nos encontremos estudiando, nos vale con la Tarjeta Sanitaria Europea, que como hemos indicado anteriormente, se obtiene de manera gratuita. El problema viene si deseamos compaginar estudios con trabajo o tenemos remuneración por nuestros servicios prestados (prácticas, investigación, etc.) De esta manera deberemos darnos de alta en la sanidad pública del país destinatario o bien contratar un seguro privado en ese mismo país.

Por otra parte, en el aso de estudiantes y trabajadores mayores de 30 años, debemos consultar cuánto tiempo nos cubrirá el seguro en el país extranjero donde vayamos, ya que puede expirar antes de que acabe nuestra estancia a pesar de tener un seguro médico internacional a través de la Tarjeta Sanitaria Europea. Esto ocurre sobre todo en casos de estancias prolongadas, en las que estamos viviendo en un país extranjero por un amplio espacio de tiempo.

 

El seguro de asistencia en viaje

Si lo que deseamos es viajar al extranjero, lo primero que debemos plantearnos es contratar un buen seguro de viaje o bien, si queremos realizar un curso de inglés en el extranjero a través de una agencia o empresa, asegurarnos bien que se realizan las gestiones pertinentes para obtener el mejor seguro posible que nos garantice la máxima cobertura durante nuestro viaje (o el de nuestros hijos, si son ellos quienes van a ir a estudiar al extranjero).

En Newlink ofrecemos desde 1997 los mejores cursos de inglés en países tanto dentro como fuera de la Unión Europea para niños, jóvenes y adultos. Por ello queremos destacar nuestros servicios que marcan la diferencia a la hora de sentirnos seguros durante nuestro viaje y que por supuesto van a tener en cuenta cualquier urgencia, accidente o molestia por pequeña que sea. Entre ellos destacan:

  • Seguro de asistencia en viaje sin límite de gastos médicos.
  • Seguro de responsabilidad civil de hasta 1 millón de euros.
  • Asesor personal a tu disposición.
  • Resolución de incidencias en 24 horas.
  • Call Centre 24/7 en castellano.

 

Estas son nuestras herramientas con las que te ofrecemos la mejor asistencia y cobertura en todo el mundo, ya sea durante un curso de verano en el extranjero, como en un viaje de estudios o durante un año escolar en el extranjero.

En caso de que quieras realizar un viaje por tus propios medios, te podemos dar una serie de consejos que te resultarán útiles sobre todo en el caso de que viajes a Estados Unidos, donde una pequeña urgencia puede ser un desastre económico si no contamos con el seguro médico internacional correcto.

 

Seguro médico para viajar a Estados Unidos

seguro de asistencia para Estados Unidos

Como muchos sabéis, Estados Unidos es un país que no dispone de Seguridad Social y casi siempre que deseemos visitar un médico allí o tengamos una urgencia vamos a tener que pasar por caja.

Lo más recomendable es que, a la vez que preparamos nuestro itinerario, tengamos en cuenta los riesgos que podemos encontrarnos en un sistema sanitario como este y contratar un buen seguro que nos cubra la asistencia en todo momento.

En Estados Unidos, la asistencia se desglosa en varios gastos que tenemos que tener en cuenta, por ello, lo primero a tener en cuenta a la hora de contratar un buen seguro es que pueda cubrir todos los gastos que tengamos previstos y saber cuál es la cantidad máxima que nos ofrece. Aquí obviamente no podemos disfrutar de las ventajas que nos brinda la famosa Tarjeta Sanitaria Europea, pero no es difícil encontrar una póliza que cumpla nuestras necesidades.

Asimismo, debemos asegurarnos si hay enfermedades o actividades excluyentes y si existe una temporalidad de cobertura, no vaya a ser que a nos quedemos sin seguro antes de finalizar nuestra estancia.

Si no tenemos un seguro, es posible que no nos puedan atender de una urgencia (que puede dejar secuelas para toda la vida) o que acaben por demandarnos una vez atendidos si no podemos afrontar el pago, que puede llegar a ser de miles de dólares y normalmente se abona por adelantado. Incluso en los hospitales públicos de Estados Unidos las facturas son astronómicas y solo el hecho de estar ingresado en una habitación puede costar más de 1.000 dólares que tendremos que pagar una vez cubierta la asistencia. Es muy importante evitar este tipo de situaciones que pueden llegar a ser un gran problema para el individuo o su familia.

 

Seguros médicos privados: implicaciones en otros países

Por ello, en países como los propios Estados Unidos, Canadá o Australia, lo mejor es contratar una póliza que tenga asistencia de emergencia 24 horas, cobertura para actividades fuera de lo común que vayas a realizar y sobre todo la cobertura médica en caso de lesión o enfermedad repentina en un país extranjero.

En países en vías de desarrollo —sobre todo en África o incluso en algunos países de Centroamérica y América Latina—, hay que informarse muy bien sobre los problemas que pueden surgir propios del destino ya que un pequeño virus o bacteria (en el agua corriente, insectos, etc.) puede ser muy grave si no se toman las medidas necesarias.

Por ello, es importante pedir información a centros de sanidad que nos puedan aconsejar sobre vacunas, comida, hábitos o higiene además de tomar todas las medidas de seguridad posibles y contratar la póliza que mejor se adecue a nuestras exigencias para pasar un periodo vacacional, de estudios o de trabajo sin ningún sobresalto ni sorpresas desagradables.