Parece mentira que, echando la vista atrás, quede menos de una semana para estar otra vez en España. Las dos semanas que hemos pasado aquí han volado, literalmente, y entre tanto hemos sufrido un torrente de emociones: gente nueva y desconocida que se convierten en amigos, amigos que, por desgracia, tenemos que despedir al poco de haber conocido; lugares nuevos que descubrimos por primera vez, o que redescubrimos, pero esta vez con gente diferente. Y el inglés, claro, que no se nos olvide que nuestros alumnos ya se han acostumbrado a muchas cosas en las que tienen que utilizar el idioma que están aprendiendo: en los supermercados, con los profesores, en la cantina, etc.

Ayer lunes tuvimos clases por la mañana, como siempre, pero de una manera un poco diferente. Juntaron en una sola clase a todos aquellos que estaban, como nuestros estudiantes, en su tercera semana, mientras que los nuevos recibían la charla introductoria y hacían el test de nivel. Después de comer, fuimos de visita a Chichester, esta vez para disfrutar de un par de horas de tiempo libre haciendo cada uno lo que quisiera. Unos fueron a tiendas de ropa, otros compraron golosionas (¡más de uno, la verdad!) y otros simplemente pasearon un rato por el pueblo, disfrutando de un tiempo bastante bueno: estaba algo nublado y por lo tanto no caía mucho calor.

IMG_20180716_194028

Por la noche, sin embargo, la actividad fue algo distinta de normal. Puesto que los alumnos nuevos iba a jugar a algo que nosotros ya habíamos hechos, el grupo de españoles y el grupo de estudiantes rusos nos fuimos a… ¡un pub! Por supuesto, ningún alumno cató ni una gota de alcohol, pero sí que pudieron jugar a los dardos, al billar, beberse una coca-cola y, además, ver el ambiente de un auténtico pub inglés (un tipo de establecimiento que, a las nueve de la noche, no permite el acceso a menores, con lo que a las nueve nos tuvimos que dirigir de vuelta al campus).

IMG_20180716_174305

¡Ese fue nuestro día! Bastante tranquilo, pero es la calma que precede a la tormenta: nuevas excursiones, nuevas amistades y futuras despedidas. ¡No podemos decir que este no esté siendo un viaje lleno de emociones!