mi primera vez en inglaterra UK Leeds

Siempre existe una primera vez para todo y en este caso os voy a contar “mi primera vez en Inglaterra”.

Como destino tenía marcada la ciudad de Leeds, ciudad próxima a Liverpool y Manchester de unos 300.000 habitantes en la que se puede realizar un curso de inglés para adultos. En un primer momento, lo único que conocía de Leeds era su equipo de fútbol, el famoso Leeds United que a principios de este milenio disputó varías eliminatorias de la Champions League contra el Deportivo de la Coruña o el Real Madrid. Nombres como el de Viduka, Kewell o Robinson ponían en el mapa a esta ciudad inglesa.

Mi aventura comienza el pasado 10 de julio, desde el aeropuerto de Barcelona cojo un vuelo a Leeds. Al llegar a la puerta de embarque me doy cuenta que viajo a un destino no muy frecuentado por españoles. El 90% de mis compañeros de viaje eran familias inglesas con un “bonito” color de piel y llenos de artículos de la tienda del F.C Barcelona —¡imaginaos lo que esto supone para un madridista como yo!—. Mi primer impacto al llegar a Leeds fue el tiempo. Tras dos semanas soportando una ola de calor en España, en Leeds me esperaba con unos agradables 18 grados a las tres de la tarde (que a las 21 horas pasaron a ser 10 grados), viento y lluvia. Tocaba cambiar las chanclas por unas zapatillas, ponerse la chaqueta y sacar el paraguas.

“Una nota, en Inglaterra las compañías de móvil no tienen cobertura en todas las zonas —y no me estoy refiriendo a zonas remotas— por lo que en ocasiones es imposible llamar. Sin embargo, y como ocurre en muchos países de Europa, existe un gran número de wifis abiertas.”

Al salir del aeropuerto mi primer objetivo era montarme en el bus que me llevaría al centro de Leeds, el número 757 de la compañía Tiger. Una pequeña espera me permitió empezar a observar a las personas alrededor mío y varias son las características que me sorprendieron:

  • A diferencia de lo que ocurre en España, en Inglaterra las parejas tienen hijos muy jóvenes.
  • A pesar de que los tatuajes cada día son algo más normal en España, en Inglaterra están mucho más aceptados social y culturalmente.
  • Se ha puesto de moda entre las chicas inglesas pintarse las cejas, en muchas ocasiones en tonos muy oscuros respecto a su color de pelo —esperemos que esta moda no llegue a España—.

Tras abonar las 3,60 libras del bus, llego al centro de Leeds donde me va a recoger mi novia que está realizando una estancia en la Universidad de Leeds. Al bajarme del bus, primer susto. Para cruzar en Inglaterra siempre hay que mirar primero a la derecha y no a la izquierda como hacemos en España.

Nos dirigimos los dos hacia la casa que comparte y, al pasar por unas obras, me fijo en un cartel que me sorprende: “Diversion End”, reza el cartel. Me encantan los false friends y este es muy bueno. Si hacemos la traducción española podríamos entender que el cartel nos está reflejando que en este punto acaba la diversión. Sin embargo, una correcta interpretación del cartel identifica el significado como “fin del desvío”, aunque la primera opción era mucho más divertida.

casas inglaterra

 

Al ir paseando por los barrios residenciales me sorprende el sistema de recogida de basuras. En Inglaterra la basura no se recoge de forma diaria si no que se hace semanalmente, por lo que en los pequeños jardines o patios traseros de las casas se acumulan un gran número de cubos de basura. Al final de la semana suelen presentar un aspecto no muy agradable.

Al llegar a la casa, ésta cumple con todos los parámetros que nos imaginamos de la típica casa inglesa: unifamiliar, con un pequeño jardín y el suelo de moqueta. Se me olvidaba comentaros, aunque creo que ya lo sabréis si viajáis a Inglaterra, que tenéis que llevaros o comprar un adaptador ya que los enchufes en Inglaterra son de tres clavijas. La explicación que me dan los compañeros de casa de mi novia es que son mucho más seguros para los niños —los ingleses tienen una extraña obsesión con la seguridad— ya que es más difícil sufrir un accidente.

Una vez instalado, ¡toca ir a hacer la compra! En Inglaterra los supermercados más famosos son: Tesco, Morrisons y Sainsbury’s. Cuando empecéis a comprar, lo primero que debéis entender es que no podéis comparar los precios de Inglaterra con España. El nivel de vida en Inglaterra es mucho más alto que en España por lo que los precios también lo son, en especial las bebidas alcohólicas, las verduras y las frutas.

Sin duda la primera vez que vayas a comprar comida en Inglaterra te sorprenderán la gran cantidad de productos precocinados que consumen, la multitud de variedades de refrescos, snacks de diferentes sabores y productos de todo el mundo. Os recomiendo el post en el que tratamos los platos más extraños que podíamos encontrar en países de lengua inglesa. Seguro que en esta lista podemos incluir las increíbles patatas fritas con sabor a chorizo español.

comida inglaterra

 

Si sois celiacos como es mi caso, en los supermercados suele ser difícil encontrar productos sin gluten. Sin duda, lo mejor es el etiquetado de los productos donde queda muy claro los diferentes alérgenos que pueden contener. En un supermercado tuve la suerte de encontrar todo un estante dedicado a los productos sin gluten, como podéis observar en la foto central de debajo.

Otra cosa difícil para los celiacos es poder comer en los miles de puestos callejeros que podemos encontrar en todas las ciudades inglesas —en Inglaterra los food trucks son muy comunes— donde es casi imposible poder comer algo que no sea fish and chips, pizza o cottage pie, el famoso pastel de carne.

comida inglaterra

 

En el próximo post os contaré mi experiencia en la Universidad de Leeds y os presentaré la divertida vida “afterwork” de Leeds con sus múltiples pubs. ¡No os lo perdáis!