María Montessori, una educadora diferente

María Montessori, una educadora diferente

 

Es probable que hayas oído hablar en alguna ocasión de María Montessori o del método Montessori pero no sepas con exactitud cuáles fueron las innovaciones y contribuciones —que siguen vigentes a día de hoy— que realizó la pedagoga. Lo cierto es que, debido a la crisis de modelo educativo en la que nos encontramos, cada vez es más frecuente oír hablar de alternativas educativas y, sin lugar a dudas, la pedagogía Montessori es una de las principales.

Actualmente existen más de 22.000 escuelas Montessori en el mundo y cada día son más los padres y madres que se decantan por una educación activa donde el alumnado sea el protagonista, un pilar básico del Movimiento de la Escuela Nueva.

Para entender mejor las características de esta centenaria metodología, vamos a repasar primero la interesante vida y el trabajo de la Dra. Montessori:

 

La vida de María Montessori

Sin duda, María Montessori fue una mujer adelantada a la época en la que le tocó vivir. Nacida en Chiaravelle (Italia) el 31 de agosto de 1870 en una familia de clase media, pudo asistir a la Universidad de Roma y estudiar Medicina, pese a que la institución no admitía a mujeres en esa carrera. No se sabe cómo logró cursarla, pero lo cierto es que en 1896 Montessori se convirtió en la primera doctora de Italia, obteniendo unas calificaciones sobresalientes.

Al poco tiempo comenzó a trabajar como ayudante en el Departamento de Psiquiatría de la propia Universidad, interesándose por la educación de niños con deficiencias mentales. Aplicando métodos experimentales, a través de juegos y trabajos manuales, logró que esos niños aprendieran a leer, a escribir y que aprobaran los exámenes escolares. Su premisa era clara: había que dejar a un lado el rol del maestro dominante y dotar al alumno de un papel activo y dinámico en el proceso de aprendizaje. El alumno necesitaba ser estimulado, poder expresar sus gustos y preferencias y, por encima de todo, tener libertad para aprender y para equivocarse.

“Cuando un niño se siente seguro de sí mismo, deja de buscar aprobación en cada paso que da”

 

Basándose en estas ideas, Montessori fundó en 1907 en Roma la primera Casa para niños, un lugar en el que el mobiliario jugaba un papel muy importante. Dejó atrás las tradicionales aulas oscuras sin ventanas y la pizarra negra frente a la que los alumnos se alineaban en sus pupitres, cambiándolas por amplios espacios en los que los estudiantes podían moverse con libertad y llenó las aulas de materiales que contribuían a estimular el cerebro, intelecto y capacidades del niño, haciendo del aprendizaje un ameno juego.

En 1934 se vio obligada a exiliarse de Italia tras mostrarse crítica con el régimen fascista de Benito Mussolini que convertía a los jóvenes en pequeños soldados. Tras pasar un tiempo en Barcelona, finalmente se estableció en Holanda con su esposo y su hijo. Después de un periplo por la India —lugar en el que fueron muy bien acogidas sus ideas— pudo volver a Italia tras el fin de la II Guerra Mundial y, finalmente en 1949, se estableció definitivamente en Ámsterdam, donde fue nombrada al año siguiente doctora Honoris Causa. Estuvo nominada en tres ocasiones al Premio Nobel —1949, 1950 y 1951— y tristemente, murió en 1952 en Holanda a la edad de 81 años.

A pesar de ser reconocida como una institución a nivel mundial y que sus conferencias eran traducidas a varios idiomas, María Montessori fue durante muchos años atacada y criticada duramente en su propio país, probablemente debido a la fuerte tradición católica que no se adaptaba a su punto de vista de la educación. Pese a todo, con su método la doctora demostró que los niños podían aprender a reconocer las letras y a sumar antes de cumplir los seis años y dejó un legado que continúa vivo tras su muerte.

Escuela María Montessori

 

Aunque la mayoría de sus ideas nos puedan parecer hoy en día obvias y simples, debemos ser capaces de pensar en el enorme impacto que tuvieron en la renovación de los métodos pedagógicos en la sociedad de principios del siglo XX. No solo su labor pedagógica causó gran controversia entre los sectores más conservadores, si no que además fue una figura de gran valor e importancia en el movimiento feminista. En una época en la que la mujer no podía hacer básicamente nada sin el permiso de su padre o marido, Montessori consiguió destacar en la escuela y la Universidad, se convirtió en la primera titulada en Medicina de su país y logró ser una figura respetada y admirada a nivel mundial.

 

La metodología Montessori

Montessori basó sus ideas en respetar la figura del infante y su capacidad de aprender, respetando siempre los tiempos de cada persona. Partiendo de la base de no moldear a los niños a imagen y semejanza de los imperfectos padres y profesores, les daba la libertad de ser capaces por sí mismos de absorber los conocimientos que tenían a su alrededor. Los principios fundamentales de la Pedagogía Montessori se basan en la autonomía, la independencia, la iniciativa, la libre elección, el desarrollo de la voluntad, el orden, la concentración, la autodisciplina y el respeto por los demás y por uno mismo.

La capacidad del educador reside en amar y respetar al niño como una persona, siendo sensible a sus necesidades, y su rol se limita a la observación y guía del infante potenciando o proponiendo desafíos, cambios y novedades. El espacio de aprendizaje es clave para que sucedan cosas y por eso el maestro prepara todo minuciosamente, procurando que siempre haya un ambiente acogedor y ordenado. Cada niño tiene un ritmo distinto de aprendizaje y hay que respetar los tiempos particulares de cada uno valorando el logro de cada alumno en su momento. De esta manera se le da la oportunidad de satisfacer sus inquietudes con el fin de que logre ser un humano independiente, seguro y equilibrado, más que buscar que se convierta en un genio prodigio.

“El niño, guiado por un maestro interior, trabaja infatigablemente con alegría para construirse. Nosotros los educadores solo podemos ayudar”

 

El ambiente en una escuela Montessori se basa en el respeto y no incita a la competencia entre compañeros. El silencio es un valor muy importante que favorece que se instaure en el aula un clima de concentración óptimo para el aprendizaje. Cada alumno es libre de poder usar y mover el mobiliario a su antojo —el cual está adaptado siempre a su altura— en función de sus intereses y realizando las cosas por sí mismo. La observación y el ensayo-error abre su mente a la ciencia; los colores, la pintura, las texturas y las figuras geométricas le incitan a la expresión creativa.

La mayor aportación de María Montessori a la pedagogía es el material que ella misma confeccionó, mediante el cual propone una serie de ejercicios sistemáticos para la educación de los sentidos, la inteligencia, el criterio matemático y el aprendizaje de la lectoescritura. El material Montessori es autocorrectivo, lo que significa que ninguna tarea que el niño ejecute puede completarse correctamente sin que él mismo se dé cuenta. Se mostrarán espacios vacíos o sobrarán piezas en cualquier tarea que realice incorrectamente. Con esto se logra que el niño encuentre la solución de los problemas, sin aportar nuevos conocimientos desde fuera a menos que sea muy necesario. Además, los materiales didácticos se complementan entre sí: por ejemplo, el material usado para aprender a sumar servirá en cursos posteriores para comprender la multiplicación y, pasado un tiempo, para entender las raíces cuadradas. Los conocimientos no deben ser introducidos dentro de la cabeza de los niños si no que, mediante la información existente, deben ser percibidos por ellos como consecuencia de sus razonamientos.

 

Si os habéis quedado con ganas de conocer más sobre el Sistema Montessori, podéis visitar la página web de la Asociación Montessori Española para más información o podéis ver la película sobre María Montessori, Maria Montessori, una vita per i bambini.