Los grandes de la comedia británica: Monty Python

Los grandes de la comedia británica: Monty Python
 

¿Hay alguna persona en el mundo entre los 30 y los 60 años que no conozca a los Monty Python?

Hablar sobre este grupo de cómicos británicos siempre es un placer y sus intervenciones tanto en la pequeña como la gran pantalla, se encuentran en la memoria de varias generaciones. Es hora de pasar el testigo y que los más jóvenes puedan descubrir la obra de estos colosos, que no pierde un ápice de gracia con el paso del tiempo.

Las obras más accesibles de los Monty Python son sus 3 largometrajes que comentaremos a continuación, pero uno de los momentos más grandes de su obra se encuentra en la serie de televisión que realizaron entre 1969 y 1974, llamada Monty Python’s Flying Circus, que fue una revolución para la comedia en todo el mundo. Afortunadamente, se han ido reeditando los episodios y podemos disfrutar con facilidad de sketches que son ya clásicos absolutos de la comedia moderna, como el de “Huevos, bacon y spam!” cuya popularidad hizo que se insertara el termino spam en la jerga informática que hoy esta completamente universalizado.

Una vez finalizada la serie, los integrantes del grupo —Eric Idle, John Cleese, Terry Gillam, Michael Palin y Graham Chapman— decidieron dar el salto a la gran pantalla y nos brindaron 3 excelentes largometrajes, llenos de sátira y surrealismo difíciles de olvidar.

 

Los Caballeros de la Mesa Cuadrada (Monty Python & The Holy Grail)

En 1974, los Monty Python estrenan esta película de bajo presupuesto centrada en la época medieval en Inglaterra, con el Rey Arturo y unos desternillantes caballeros buscando el Santo Grial.

La película fue una sátira al costumbrismo de la Inglaterra de aquellos años disfrazada de motivos medievales y fue un éxito sin precedentes, recaudando más de 80 millones de libras cuando la producción no superaba las 200.000.

Para la posteridad han quedado gags como el del caballero negro infatigable o los cocos que simulaban el ruido de los caballos, que fue incluido debido a que con los recortes de presupuesto no pudieron incluir caballos de verdad en la película.

El papel principal recayó en Graham Chapman, que por aquel entonces tenía problemas con el alcohol que dificultaron el rodaje. La dirección corrió a cargo de Terry Gillam y Terry Jones, y este último repetiría en el cargo en los dos siguientes largometrajes.

 

La Vida de Brian

Probablemente el hito del grupo cómico. La producción comenzó con problemas cuando EMI retiró la financiación del proyecto poco antes del rodaje, pero afortunadamente, el legendario Beatle George Harrison, seguidor del grupo cómico, puso el dinero que hacía falta para que la película llegase a buen puerto.

La película narra, también a modo de sátira, la vida de Brian, un judío cuya vida es tremendamente similar y paralela a la de Jesucristo, por lo que es confundido varias veces con él, creando así una parodia del nacimiento de la religión cristiana.

El estreno de Life Of Brian fue tan polémico que la película se vetó en varios países como Noruega o Irlanda, y fue el primer film en recibir la calificación Rated R en los Estados Unidos.

La película criticaba las sectas, los dogmas de religión y el fanatismo dejándonos una colección abrumadora de gags memorables. Toda la película está impregnada de un halo vitalista que además de reír, consigue llegar al público haciendo gala de una profundidad insospechada para ser una comedia.

Graham Chapman repitió papel protagonista dando vida a Brian y tuvo que moderar su consumo de alcohol que tantos problemas había causado en el anterior film. Eric Idle, por su, parte compuso la canción que cerró la película Always look on the bright side of life que ha pasado a ser una de las canciones más queridas de Reino Unido, siendo usada en multitud de eventos públicos. Idle la compuso como parodia de las canciones de Disney, utilizando a propósito una melodía de silbidos que hoy es reconocible en todo el mundo.

 
Entre todos los grandes momentos de la película, podemos destacar el gag confuso del “Frente Popular de Judea” y el de la fila para crucifixión. Ambos un buen ejemplo del clásico humor inglés:

 

El Sentido de la Vida

Y llegamos al film más ambicioso del grupo y también el que acabó por disolverlo: The Meaning Of Life. Un largometraje surrealista —sin una estructura clara— que venía a ser una serie de punzantes sketches en los que ridiculizaron de forma corrosiva, digamos, a todo el mundo. Además, no tuvieron reparos en utilizar canciones con letras polémicas como “Every Sperm Is Sacred” o “The Penis Song“, o incluso satirizar a la clase burguesa con un sketch de humor escatológico que probablemente es la imagen más recordada de la película: “La Exposión de Mr. Creosote“.

 

The Meaning Of Life no es una película apta para todos los públicos y puede resultar cargante a cierto tipo de espectadores, debido a que no sigue una linea argumental definida ni tiene un personaje que sirve de puente entre los sketches, cuya conexión es la propia vida del ser humano.

 

Vida y muerte después de Monty Python

Tras la ruptura del grupo, los integrantes han desarrollaron sus respectivas carreras —algunas de mucho éxito— pero la posibilidad de verlos a todos reunidos alguna vez se escapó en 1989 cuando Graham Champan muere de cáncer.

Al entierro acudieron sus compañeros y fue John Cleese quien pronunció el que probablemente es el mejor discurso de todos los tiempos, llevando la comedia hasta el último momento. Hizo de la muerte de Chapman toda una celebración de la vida que culminó con Eric Idle cantando la canción Always look on the bright side of life. Afortunadamente, este momento pudo ser captado en video y lo podéis ver a continuación:

 

Eric Idle rodó el rockumentary The Rutles, una banda ficticia a semejanza de los Beatles que se ha convertido en una pieza de culto, y también participo en filmes taquilleros como Las Vacaciones de una familia americana, con Chevy Chase, o Casper.

Terry Gilliam se convirtió en un director de cine innovador con diversa fortuna en sus filmes, pero con una actitud admirable de sorprender al espectador. Está considerado uno de los mayores gafes del negocio, ya que casi todas sus películas han sufrido grandes reveses (por ejemplo, su proyecto de Don Quijote que nunca ha llegado a acabarse). Entre sus obras encontramos Brazil, El Rey Pescador, 12 Monos, Tideland, El Imaginario del Dr. Parnassus

John Cleese ha participado en grandes superproducciones, desde Harry Potter hasta Shrek pasando por 007, pero destaca la comedia Un Pez Llamado Wanda en la que compartió reparto con su compañero, Michael Palin.

Michael Palin colaboró con Gilliam en Brazil y con Cleese en Un Pez Llamado Wanda, pero ha tenido un perfil más bajo, centrando su carrera en el teatro.

Terry Jones continuó su carrera como guionista y director sin tener ningún éxito remarcable. Actualmente está a punto de estrenar una comedia protagonizada por Simon Pegg (Shaun of the Dead) que cuenta con cameos de todos sus compañeros de los Monty Python poniendo voz a extraterrestres.

En verano de 2014, los miembros vivos de Monty Python se reunieron para dar una gira de 10 espectáculos en Londres. Las entradas se agotaron en cuestión de segundos y los shows se basaron en sus sketches clásicos, dejándose llevar por la nostalgia y dejar un bonito recuerdo al público.