¡Acaba otro día más en Chichester! Pero no de cualquier manera. Sin duda alguna, el evento del día fue el partido que disputó Inglaterra contra Croacia, en el que había una multitud dividida a favor de uno u otro equipo.

El de ayer fue el último día tranquilo que tuvieron nuestros estudiantes, porque a partir de hoy comienza una serie de jornadas en las que se vuelve a romper la rutina. Tuvimos clases por las mañanas y actividades deportivas por la tarde. Sin embargo, las tardes de las siguientes jornadas tendrán excursiones y actividades fuera de las instalaciones, a excepción del viernes. Es por eso que el día de ayer transcurrió sin incidencias y de manera tranquila… hasta la noche, claro. Se adelantó la cena una hora. A las seis de la tarde, los alumnos se pusieron a cenar (¿o a merendar?) con tal de que diera tiempo a coger asiento, pintarse la cara y animar al equipo de su elección. Con el primer gol de Inglaterra, hubo una marabunta de ruido, sobre todo por parte de los profesores, pero el estrépito que causó el segundo gol, el del empate de Croacia, casi tira abajo la sala. ¡Imaginaos la tensión! Llegada la prórroga, nadie quitaba el ojo de la pantalla, hasta el último gol, que dio la victoria a Croacia y dejó a Inglaterra fuera del mundial. Por mucho que Inglaterra esté siendo la casa de muchos de estos estudiantes, su apoyo era incondicional hacia el otro equipo.

Semifinales

Terminado el partido, tuvieron un poquito de tiempo libre antes de la hora de dormir. Hoy, después de la comida, los alumnos se encaminarán a Portsmouth, ciudad marítima en la que nuestros estudiantes podrán pasar la tarde explorando.