Muy buenos y sabrosos días:

Hoy ha sido un día diferente en todos los sentidos y también bastante cansado. Hemos comenzado con las actividades individualizadas, es decir, cada grupo hace una cosa distinta. Hoy, por ejemplo, un grupo ha ido de excursión a un parque mientras el otro cocinaba magdalenas. ¡Ha sido toda una experiencia!

El grupo del parque ha seguido tendiendo muy presente la naturaleza, pues no siempre se puede disfrutar de un paseo por el campo en la verde Irlanda. A pesar de la grave sequía que está viviendo este país, los animales típicos de las islas como las vacas y las ovejas siguen pastando a sus anchas y eso es algo que siempre se puede comprobar en cualquier salida al campo. Los helados también están a la orden del día y es habitual encontrar a los chicos/as disfrutando de uno en cualquier momento. Y con este sol y calor, ¿a quién no le apetece un refrescante helado? El sueño también ha llegado para quedarse, pero todo sea por aprender inglés.

46BB66C9-57B9-40C4-A991-62F4049F41572BF007A4-C8A3-4D6F-AE0F-38BEEE3A6E93BBFCF3B4-7FC3-4CB2-9B04-5C5B1F885B8E

El otro grupo ha estado cocinando magdalenas en la casa de su profesor. ¡Menuda pintaza! Entra hambre solo de ver las imágenes.  No es fácil cocinar con 5 personas en la cocina y si a eso se le añade la barrera lingüística, pues aún más difícil. No obstante, los chicos/as han sido capaces de superar todas las dificultades que les han ido surgiendo y han acabado haciendo unas magdalenas espectaculares.

9ED9B90A-D302-42BF-A14B-8D0423BA082FF2EE5950-A7D3-4DAD-A24A-29DDC2205F9801005BE8-4A98-4202-97A1-8D9E191974A2

Con todo y a pesar de haber hecho actividades diferentes, los dos grupos han disfrutado del día y han practicado inglés, aunque cada uno en un ámbito diferente. No es lo mismo hablar de ingredientes y medidas que de animales y árboles. Aunque lo importante es que el inglés siempre está presente.

Y con esto y con un bizcocho (o unas magdalenas) hasta mañana a las ocho.