El uso de la bici y sus beneficios

Afortunadamente, cada vez es más la gente que se suma al uso de la bici en las ciudades y poblaciones españolas, pero aún queda mucho por hacer si nos comparamos con nuestros vecinos europeos. En España hay 15 millones de bicis en trasteros cogiendo polvo ya que menos de un 8% se anima a utilizarla a diario.

No cabe duda que la bicicleta es la mejor forma que existe a la hora de moverse por la ciudad. No solo te permite llegar más rápido a los sitios, si no que aporta beneficios a nuestra salud y nuestro bolsillo. Hoy vamos a repasar algunas estadísticas, datos y estudios para darnos cuenta de la razón que tienen los ciclistas.

“El mayor problema que tiene la bicicleta no son los coches sino los prejuicios en su contra”

(Margot Wallstrom, exvicepresidenta de la Comisión Europea y excomisaria de Medio Ambiente)

 

Los números dan la razón a la bici

Existen personas que relegan el uso de la bici al ocio del fin de semana porque piensan que no tiene cabida en la ciudad, pero lo cierto es que si todos cambiáramos nuestros cómodos hábitos, lograríamos tener ciudades más limpias y menos ruidosas. Si nos fijamos en los últimos datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) que depende del Ministerio de Industria, más del 75% de los desplazamientos urbanos se realizan en vehículos privados con un solo ocupante. Además, un 50% de los trayectos que se hacen en coche por la ciudad son de menos de 3 kilómetros. De hecho, el 10% de los trayectos en coche ¡son de menos de 500 metros! Estas distancias son perfectamente realizables en bici, ya que aunque sólo sea por el tiempo que se pierde en buscar aparcamiento, no compensa coger el coche.

Si hablamos de eficiencia energética, la bicicleta es el vehículo más eficiente. Una bici consume 50 veces menos energía que un coche, de acuerdo al estudio de Worldwatch Institute. La energía necesaria para mover a cada pasajero es mucho menor en el caso de la bici si la comparamos con el coche, el autobús, el tren o incluso ir caminando. Con la energía empleada en construir un coche, se pueden fabricar 100 bicicletas. Reciclando 760 latas, se obtiene el aluminio necesario para fabricar una bicicleta sin tener que consumir este recurso natural.

Beneficios de la bicicleta
 

Beneficios económicos

Según la OMS, favorecer el uso de la bicicleta en el resto de capitales europeas imitando el modelo de Copenhague o Ámsterdam, permitiría crear al menos 76.000 puestos de trabajo. En el caso de Madrid, se podrían crear unos 3.700 puestos en talleres de reparaciones, venta de bicicletas, tiendas de accesorios y estudios de desarrollo urbano, entre otros sectores.

De acuerdo a un estudio de TRB (Transportation Research Board), las infraestructuras para bicis crean de 11 a 14 puestos de trabajo por cada millón de dólares invertido, mientras que las dedicadas a infraestructura vial para automóviles, crean 7.

Según un informe danés, cada kilómetro realizado en coche supone un coste de 3 céntimos de euro para la sociedad; mientras que realizar ese mismo kilómetro en bicicleta supone un ahorro de 42 céntimos de euro para la sociedad en Dinamarca. Solamente en la capital, Copenhague, donde un 80% de la población utiliza la bicicleta asiduamente, se consigue un ahorro de alrededor de 200 millones de euros, tocando a unos 150 € por persona (los coches tienen un impacto económico negativo en términos de salud que suponen un gasto de entre 200 y 300 euros por cada ciudadano de la Unión Europea).

 

Beneficios para la salud

La directora regional de la OMS para Europa, Zsuzsanna Jakab, asegura que con el uso de la bici, los ciudadanos tendrían un mejor estado de salud derivado de una mayor actividad física, un menor riesgo de accidentes de tráfico y una menor exposición al ruido o a una mala calidad del aire. Actualmente se estima que en Europa se producen cerca de 500.000 fallecimientos anuales como consecuencia de la contaminación atmosférica, causada en gran parte por el tráfico. De esta manera, se podrían evitar unas 10.000 muertes anuales en toda la UE y 200 en el caso de España.

Un informe de la Deutsche Sporthochschule, titulado “Cycling and Health”, muestra que el uso de la bicicleta aumenta el ritmo cardíaco, reduce la presión arterial y ayuda a controlar los niveles de colesterol, lo que reduce hasta en un 50% el riesgo de desarrollar una enfermedad coronaria. En palabras de Dr. Ingo Froböse, presidente del Centro de salud de la Universidad Alemana del Deporte de Colonia —una de las más reconocidas a nivel mundial por su labor en la medicina deportiva y estudios fisiológicos del deporte—, quien monta en bicicleta regularmente “se ahorra visitas al médico e incluso medicamentos o tratamientos muy costosos. Las personas que sufren las típicas molestias de dolor de espalda, sobrepeso y otras enfermedades cardiovasculares, podrían gozar de muchos años de buena salud si se decidieran a usar más la bicicleta”.

Según datos del estudio “Cycling and Health”, los beneficios de la bicicleta no dependen tanto de la distancia si no del tiempo empleado en la actividad física. El Dr. Froböse recomienda pedalear de 45 a 60 minutos, al ritmo que cada persona determine, con una frecuencia de 2 o 3 veces por semana:

  • 10 minutos diarios de bicicleta mejoran las articulaciones, especialmente las rodillas, pues disminuye el contacto óseo porque el sillín amortigua un 70% u 80% del peso de cuerpo. También se fortalece la musculatura de la espalda, sobre todo la de la zona lumbar.
  • 20 minutos fortalecen el sistema inmune, pues el pedaleo moviliza los fagocitos.
  • 30 minutos mejoran la función cardíaca, reduciendo el riesgo de padecer un infarto de miocardio en un 50%.
  • 40 minutos aumentan la capacidad pulmonar.
  • 50 minutos provocan una reducción del metabolismo.
  • 60 minutos disminuyen el peso corporal y generan efectos anti estrés.

 

Beneficios para la sociedad y el Medio Ambiente

No nos olvidamos de todas las ventajas que supone el uso de la bicicleta para el Medio Ambiente, algo que es de todos y que todos debemos cuidar.

En unas ciudades cada vez más saturadas con vehículos a motor, se hace necesario el uso de un medio respetuoso que no emita gases ni ruidos ni despilfarre energía y combustible. Además, la bicicleta no ocupa casi espacio en las vías. Según un estudio de Amics de la Bici, las personas que se desplazan en coche por la ciudad suponen el 20% de los usuarios de la calle, pero a pesar de esto, acaparan el 62% del espacio publico y son responsables del 97% de la contaminación atmosférica en las urbes.

Gracias a la energía que generamos con nuestro propio esfuerzo nos evitamos usar combustible y reducimos así las emisiones de dióxido de carbono en un 11%. Además, nos evitamos el tener que buscar aparcamiento y dar vueltas y vueltas, con el gasto de tiempo que ésto supone.

Os dejamos con un vídeo de muestra de la ciudad de Utretch en hora punta. Igualita que nuestras ciudades, ¿verdad?