¡Hola!

Hoy hemos madrugado un poquito más de lo habitual. A las 8.30 am estábamos en el punto de encuentro listos para ir a visitar la Guinness Storehouse. A nadie le cuesta madrugar si es para ir de excursión. Esos días no hace falta ni despertador.

La Guinness Storehouse fue una planta de fermentación entre 1904 y 1988 y en la actualidad es un centro temático dedicado a la historia y a la elaboración de esta cerveza conocida mundialmente. El edificio tiene la forma de una pinta gigante de Guinness en la que, si la llenásemos, cabrían ¡14,3 millones de pintas!

Guinness storehouse 45

Lo primero que nos hemos encontrado ha sido la tienda se regalos y muchos han hecho parada técnica para comprar antes de empezar la visita. El resto lo han dejado para el final.

Empezando por los ingredientes, siguiendo por la fabricación y los pasos para tirar la pinta perfecta, hemos descubierto los secretos de esta cerveza que forma parte de la cultura irlandesa. En la cuarta planta, si tienes edad para beber, puedes aprender a tirar tu propia pinta perfecta y degustarla. Naturalmente, nosotros hemos pasado de largo y hemos continuado nuestra visita hasta la última planta, donde nos esperaba el Gravity Bar. Es un bar acristalado, con forma redonda, desde donde hemos disfrutado de unas increíbles vistas de 360° de Dublín.

Guinness storehouse 50

Y con nuestras bolsas cargadas hemos vuelto para el colegio, porque no descuidamos las clases. Como la actividad ha sido por la mañana, hoy las clases han sido por la tarde.

Y por la noche teníamos planeado Karaoke pero ha habido cambio de planes. En Irlanda es muy típico tener música en directo en los pubs. Pues resulta que uno de los monitores italianos conoció a uno de estos cantantes mientras tomaba algo en un bar y le invitó a venir al college a actuar. Y aquí le hemos tenido, ofreciéndonos una auténtica actuación de pub irlandés con versiones de canciones de hoy y de siempre.

¡Hasta mañana!

¡Sigue a Newlink en las redes sociales y no te pierdas ni un detalle!