¿Cómo estáis todos? Siendo ya fin de semana seguro que muy bien, relajándoos al solecito del verano en España. Pero no os tenemos envidia, ya que aquí también hemos amanecido con un cielo despejado y un sol muy rico que nos alegra el día.

Como ya sabéis, es sábado y por lo tanto ha tocado excursión de día entero. Esta vez no nos ha tocado madrugar y hemos quedado en nuestro meeting point a las 10:00 para dirigirnos en autobús al National Stud (el establo nacional). Se trata de un lugar precioso donde albergan a los caballos más importantes para Irlanda, ganadores de diversas carreras y concursos. Lo que más ha llamado nuestra atención ha sido lo grande que era el lugar y el espacio que tenían los caballos para vivir. Todo esto añadido a un verde esmeralda típico del país. Daba gusto poder andar por el lugar y respirar esa frescura tan característica. Además, hemos podido tocar a un poni precioso y visitar unos lagos con patos y cisnes. ¡Ha sido precioso!

Después de todo esto, nos hemos dirigido a los Japanese Gardens (Jardines japoneses) que están en el mismo recinto, con lo cual nos pillaba cerquita 🙂 Nada más entrar en ellos, lo único que salía era decir “wow” porque de verdad parecía que estábamos en Japón, rodeados de bonsáis gigantes, charcas y puentes típicos de la cultura nipona. No me equivoco al decir que todos los chicos han disfrutado de esta visita.

Tras ver los jardines, hemos comido nuestro lunch allí mismo y después nos hemos dirigido a Dundrum para pasar parte de la tarde en el centro comercial y dejar que los chavales hicieran sus últimas compras.

Hacia las 17:00 hemos vueltos a nuestro punto de encuentro y cada uno se ha marchado a su casa para cenar con las familias y terminar así el último sábado en Dublín.

Recordad que mañana es día de familia y no habrá entrada en el blog, pero el lunes vuelvo con vosotros para darle un final merecido a este viaje.

¡Un abrazo para todos!

 

¡Sigue a Newlink en las redes sociales y no te pierdas ni un detalle!