¡Muy buenos días, familias! Hoy hemos despertado vigorosos, con mucho ánimo para comenzar una nueva semana en esta tierra de las oportunidades, dispuestos a comernos la gran manzana. Hemos empezado degustando un delicioso desayuno para iniciar esta semana con mucha energía. A continuación hemos ido a las clases a seguir adquiriendo conocimientos sobre este idioma que tantas puertas nos abre. Las clases son muy prácticas y, además de aprender gramática y vocabulario, estamos aprendiendo un montón de expresiones cotidianas y de la historia de este magnífico país.

Después de alimentar nuestra mente, nos hemos dispuesto a volver a alimentar nuestro cuerpo. Aquí hay diversidad de opciones para todos los gustos y es que algunos de los estudiantes están tratando de seleccionar la opción más saludable y controlar lo que comen para evitar la comida rápida y aprovechan para escoger ensaladas y frutas, mientras que otros se decantan por las hamburguesas, perritos calientes y pizzas. En la variedad está el gusto. En cualquier caso, todos están comiendo a gusto y si algo es un punto débil para todos esas son las galletas con chispitas de chocolate recién hechas, calentitas, ante las que hemos sucumbido todos.

Tras terminar el almuerzo nos hemos reunido con nuestros amigos los ucranianos para emprender el trayecto al distrito financiero de la ciudad. Ya lo habíamos visto durante el fin de semana, pues es lo que nos encontramos al cruzar el puente de Brooklyn o al llegar al puerto para visitar la Estatua de la Libertad. No obstante, tenemos muchas ganas de adentrarnos en sus calles, de caminar por Wall Street, hacernos fotos junto al toro de esta famosa calle y ver algunos de sus edificios, como el de la bolsa. Nos sentimos como auténticos ‘brokers’ al poder recorrer este lugar.

2

Cerca de aquí nos hemos acercado al que es, sin duda alguna, el edificio más imponente de la ciudad, el nuevo ‘World Trade Centre’ que es el lugar más alto de Nueva York y donde hemos podido ver las fuentes dedicadas a las víctimas del 11S. Un momento muy emocionante recordando la tragedia que se vivió aquí hace casi 17 años.

Después de un momento para la reflexión y de dejarnos envolver por un ambiente que nos ha impulsado a ser conscientes de lo que tenemos y a valorar cada oportunidad que tenemos, en concreto la posibilidad de estar aquí aprendiendo tantas cosas; nos hemos dispuesto a volver al campus y cenar allí.

IMG_20180709_141318_HDR IMG_20180709_160205_HDR

Al terminar la cena nos hemos cambiado y hemos aprovechado la discoteca que se ha montado en el campus para mover un poco el esqueleto y disfrutar de buena música con el resto del grupo y los estudiantes extranjeros que también han venido a la Universidad a vivir una experiencia similar a la nuestra. Ha sido un tiempo muy divertido y lleno de risas y buen humor. Al terminar la fiesta, estábamos muy cansados y nos hemos ido a dormir. Mañana os seguiremos contando cómo sigue nuestra estancia en Nueva York. ¡Un saludo, familias!