¡Buenas noches familia!

Termina otro día en Ontario, y se va acercando el día de nuestra vuelta a España. ¡Esta última semana se nos está pasando muy rápido! Hablando con alguno de nuestros chicos me dicen que tienen sentimientos divididos: por una parte tienen ganas de veros a todos, padres y madres, pero por otra les da pena marcharse de Canadá, este país tan diferente al nuestro.

Pero hasta que llegue ese momento, seguimos con las historias de lo que hacen nuestros chicos por aquí. Antes de contar lo que hemos hecho hoy, os añado alguna cosa más que hicieron ayer.

Julia pasó el día fuera en una excursión con su host family, y volvió tarde (de ahí que no lo pudiera contar ayer jeje).

Elena fue con su host family y su compi francesa a probar el poutine. Si habéis estado atentos a las últimas entradas del blog, sabréis lo que es el poutine. Para los rezagados, os cuento que es un plato típico canadiense a base de patatas fritas, queso y salsa gravy. ¡Qué hambre me entra solo de pensarlo! (Sí, soy fan del poutine :D)

Carla fue a la bolera por la tarde con su host family y su compañera francesa. Diego fue al gym, porque con tanta comida que nos estamos metiendo para el cuerpo no está de más hacer un poco de ejercicio para bajarlo.

Y pasamos al día de hoy. Como todos los martes, nos hemos reunido todo el grupo para hacer una actividad juntos, así que nuestras familias nos han dejado en el punto de encuentro en el que más tarde nos recogerían. Esta vez la actividad era algo que sabíamos que iba a gustar a nuestros chavales. Hemos ido al mall. ¿Y por qué, preguntaréis? Porque efectivamente es nuestra última semana aquí y hay que aprovechar estos días para hacer las últimas compras, para encontrar los últimos regalos que llevar de vuelta a España.

Primero fuimos a Chinguacousy Park a tomarnos la comida que nos habían preparado las familias. Escogimos un trocito de sombra para escondernos del solazo que pegaba hoy, y después los chicos han decidido jugar al fútbol con los chicos franceses mientras que las chicas nos hemos quedado a la sombra y hemos practicado con las otras monitoras el famoso floss, ese baile tan raro que hacen los niños de hoy en día. Unas lo han conseguido con más éxito que otras 😀

Después de comer nos hemos dirigido a Bramalea City Centre, en el que nuestros estudiantes han disfrutado de tiempo libre para hacer sus compras, o simplemente dar una vuelta.

Las chicas en Bramalea City Centre

Finalmente las familias volvían a recogernos para llevarnos de vuelta a casa. Ahora a descansar un poco, que mañana será otro día. ¡Esperemos que no sea lluvioso!

Good night!