Consejos para dormir y comer en Estados Unidos

Consejos para dormir y comer en estados unidos

Saber dónde dormir y comer en Estados Unidos de la forma más barata es una información primordial en cualquier viaje que hagas por Norteamérica. No importa si el motivo de tu viaje es por turismo, negocios o porque vas a mejorar tu inglés haciendo un año escolar en Estados Unidos, siempre está bien que conozcas de antemano algunos consejos para poder ahorrar un poco de dinero. Al ser un país tan grande y receptor de millones de turistas, la oferta de alojamientos y restaurantes es enorme, por lo que buscar y comparar puede hacerse pesado. Vamos a ayudarte con algunas recomendaciones básicas:

 

Antes de empezar, planea bien tu viaje

En función de la época en la que viajes a Estados Unidos podrás conseguir mejores precios y ofertas. Como es lógico, no es lo mismo viajar en temporada alta (verano, navidad o semana santa) que en temporada baja (principios de noviembre y los tres-cuatro primeros meses del año). Si viajas en temporada alta, debes planificar bien tu ruta y reservar todos los servicios que vayas a necesitar durante el viaje con antelación. Si viajas en temporada baja, puedes aventurarte y decidir sobre la marcha en función de cómo se desarrolle tu viaje.

Como hemos comentado, la gran oferta de lugares donde dormir y comer en Estados Unidos es tan amplia que facilita mucho el poder montarte un viaje de ocio por tu cuenta sin necesidad de recurrir a ninguna agencia de viajes, a no ser que tu propósito sea estudiar inglés durante un año escolar en Estados Unidos, un servicio que requiere la seguridad y comodidad de tener un equipo humano detrás velando por ti.

En todas las ciudades y pueblos, tanto de la costa oeste de Estados Unidos como de la costa este, se pueden encontrar con facilidad innumerables moteles de carretera y restaurantes tanto en el interior de las propias urbes como en las carreteras y autopistas adyacentes. Lo difícil viene cuando toca discernir la mejor relación calidad-precio de los lugares para evitar sorpresas que supongan desembolsos desorbitados.

 

¿Dónde dormir en USA?

Cuando se viaja a Estados Unidos, lo más normal es planear una ruta que te permita visitar varias ciudades y algunos de los maravillosos Parques Nacionales que existen en su territorio. Lo principal para ello es, además de saber cómo alquilar un coche en Estados Unidos que nos permita movernos libre y cómodamente, saber qué sitios se quieren visitar y tener claras las fechas.

Una vez definida tu ruta, mi recomendación es que reserves por internet desde tu casa el alojamiento de ciudades grandes en las que tengas claro el tiempo que pasarás en ellas. Además de que seguramente van a ser los sitios donde mayor desembolso vas a tener que realizar (y, reservándolo e incluso pagándolo desde casa te evitas tener que viajar con más dinero en efectivo), yo no me aventuraría con el alojamiento en sitios como Nueva York, Los Ángeles, Washington o San Francisco. Sin embargo, sí existen ciertas rutas en las que lograrás encontrar alojamiento con facilidad en las pequeñas ciudades o pueblos del camino, como por ejemplo si estás recorriendo la costa oeste por la Pacific Highway o la famosa ruta 66.

Dormir en USA

Moteles en Estados Unidos

Seguramente los has visto en series o películas americanas, son los famosos moteles de carretera de Estados Unidos y son reales. Los recomendamos en primer lugar por ser algo típico del país en el que te tienes que alojar durante tu viaje en carretera. Además de ser una opción de alojamiento barato en Estados Unidos, todos ellos cuentan con servicio de párking gratuito que nos vendrá de perlas para aparcar sin problemas el coche en alquiler.

A la hora de buscar moteles para dormir en USA hay que tener en cuenta varios factores:

  • Si no has reservado el sitio con antelación y vas a buscar sobre la marcha un motel, te recomendamos que reserves parte de tu tiempo para localizar alguno y no busques más tarde de las 19.00h para evitar problemas, sobre todo durante los fines de semana o en según qué estados y zonas despobladas (y más caras) como Arizona, Nevada o Utah.
  • Es aconsejable buscar moteles por las zonas cercanas a las autopistas, carreteras o áreas de servicio en las entradas de pueblos o ciudades. La cosa se puede complicar un poco y llevarnos más tiempo si callejeamos por el interior de la ciudad y sus calles.
  • Los moteles no son hoteles, aunque tampoco tengas la imagen preconcebida de que son cuchitriles. En general, las habitaciones suelen estar limpias y en perfecto estado, pero sus servicios son mínimos: toallas, televisión, microondas, cafetera y Wi-Fi. Habrá alguno que incluya nevera (esencial para tener agua fría, guardar los alimentos para la merienda/cena, la leche o zumo para el desayuno, etc…) y servicio de lavandería donde poder lavar nuestra ropa.
  • En la medida en que te sea posible, intenta encontrar un alojamiento que cuente con cocina en su interior. Te vendrá de perlas para ahorrar dinero en comida y poder comer cosas a tu gusto.
  • La inmensa mayoría de moteles de Estados Unidos a los que vayas tienen una máquina dispensadora de hielo gratuita disponible que te vendrá de perlas si dispones de una nevera de corcho (altamente recomendable para tu viaje) donde guardar tu comida y bebida fresca.
  • Las habitaciones suelen ser habitaciones dobles con camas tamaño “King size”, o sea, de matrimonio.
  • El desayuno no suele estar incluido en ningún motel (y si lo está, no merece mucho la pena). Sí tendrás acceso a máquinas para prepararte café o té en la mayoría de los sitios.

Los precios de los moteles en Estados Unidos suelen rondar los 50-60 dólares la noche, aunque puede variar bastante en función del estado en el que te encuentres, la cadena de motel en cuestión o la época del año. Por mi experiencia personal, recomiendo alojarse en las principales cadenas o franquicias ya que, aunque puedas encontrar moteles más baratos por la carretera, el servicio y las habitaciones suelen ser más deficientes.

Las principales cadenas de moteles que puedes encontrar para dormir en USA están presentes en la mayoría de ciudades turísticas de los Estados Unidos son: Motel 6, Super 8, Travelodge, Red Roof Inn, Days Inn o Comfort Inn. En algunos de estos moteles podrás encontrar un folleto en el que vienen indicados el resto de establecimientos que pertenecen a la cadena y la ubicación de los mismos, por lo que si quedas satisfecho con el trato recibido y la calidad, te será muy útil tener una guía con posibles moteles para ir a tiro fijo en tu siguiente destino y ahorrar tiempo en tu búsqueda.

 

Más alojamientos baratos en Estados Unidos

A la hora de dormir en USA, existe una gama más alta de moteles con un nivel superior que en realidad pertenecen a cadenas de hoteles y suelen contar con mayores y mejores servicios: piscinas, jacuzzi, desayuno buffet incluido… Se nota el salto de calidad y, si aprovechas para alojarte en ellos cuando estés por zonas menos turísticas, te pueden salir por muy buen precio. Desde mi experiencia recomiendo la cadena Best Western, Holiday Inn Express o Hampton Inn (que pertenece a la cadena Hilton).

También puedes optar por una opción muchísimo más económica y diferente a los alojamientos convencionales como es el couchsurfing, un sistema en el que se oferta alojamiento gratuito en el sofá –coach, en inglés- del inquilino. Es una opción aconsejable para quien viaja solo o para personas flexibles sin dificultad a la hora de adaptarse a cualquier situación, hogar y compañía.

Siguiendo en esa misma línea de altruismo y hospitalidad, se puede optar por empresas que facilitan el contacto entre viajeros y residentes que ofrecen un sitio en su casa a cambio de una prestación económica como pueden ser Airbnb, Wimdu o Alterkeys entre otras plataformas. Esta modalidad te puede aportar más seguridad que el coachsurfing y te permite tener una experiencia cercana con la gente nativa y conocer la cultura más a fondo. Siempre que he usado estos servicios he conocido a gente muy amable y ha sido una forma de aprender más y enriquecer el viaje de manera peculiar, además de ahorrar dinero y poder usar la cocina de la casa para hacernos una buena tortilla de patata de cena. Y hablando de comida, vamos a seguir con la siguiente cuestión a tratar en el post de hoy.

Comer en USA

¿Dónde comer en USA?

La verdad es que es una pregunta fácil de responder ya que, realmente, comer en Estados Unidos se puede hacer en cualquier lado. Hay infinidad de cadenas de comida rápida instaladas a lo largo de las calles de las ciudades y de sus centros comerciales —tantas que en algunas ciudades llega a ser abrumador— que te ofrecen todo lo que se nos viene a la cabeza al pensar en comida norteamericana: hamburguesas, pizzas, sándwiches a rebosar, nuggets y alitas de pollo, filetes de carne con salsa barbacoa… Todo ello regado por vasos enormes de la bebida con gas que tú elijas de entre múltiples opciones con colores y sabores distintos. Viendo la forma que tienen de comer en USA, uno no se extraña del alto nivel de obesidad que tiene el país. La pregunta sería más bien: ¿es posible comer sano en Estados Unidos?

Todos queremos evitar volver a casa con unos cuantos kilos de más como les suele pasar a quien se va a trabajar o a estudiar un año escolar en Estados Unidos y descuida su dieta por completo. Está claro que en algún momento del viaje vas a probar sí o sí la típica hamburguesa norteamericana o una pizza, pero si lo haces, mi consejo es que evites las multinacionales fast food (McDonald’s, Burger King, KFC, Taco Bell, Subway, Seven Eleven, Pizza Hut, Wendy’s…) para probar algo distinto y con más sabor en la medida de lo posible.

Para serte sincero, comer sano en Estados Unidos sale caro y en muchos casos, elegir el sitio adecuado es una tarea complicada con resultados poco satisfactorios en los que te ves obligado a incluir una propina de entre el 15 y el 20%. La gastronomía es muy distinta a lo que estamos acostumbrados y por lo general, el nivel culinario es mucho más bajo que en Europa. Mi recomendación si quieres ahorrar dinero durante el viaje es intentar reducir las comidas fuera (o hacer las comidas fuera pero las cenas más ligeras en la habitación del motel) y comprar alimentos para cocinar tus propios platos siempre que sea posible y dispongas de acceso a alojamientos con cocina, de esta forma lograrás comer en USA de manera más sana y equilibrada durante tu estancia.

Sin embargo, a la hora de ponerlo en práctica no es tan fácil como parece. La tarea de comer en USA se dificulta ya que, además de no contar con los ingredientes para seguir una dieta mediterránea, para comprar alimentos hay que desplazarse a grandes superficies que normalmente suelen estar alejados. El principal inconveniente de Estados Unidos es que es un país de grandes distancias, tanto para viajar y hacer turismo como para el día a día de sus habitantes. Nosotros estamos acostumbrados a tener todo más cerca y al alcance, a poder ir a comprar a la panadería, frutería o carnicería y elegir un producto de gran calidad a un precio asequible. En Estados Unidos necesitas coche para todo y observarás cómo los precios de ciertos productos alimenticios son más elevados.

Estudiar un año académico en Estados Unidos

Algunos consejos para comer en USA de forma barata

  • Las grandes superficies más famosas del país donde puedes ir a aprovisionarte son Walmart, Costco, Wegmans, Publix o Fareway.
  • Existen supermercados de comida ecológica como Trader Joe’s, Whole Foods o Lazy Acres donde podrás comprar lo necesario para hacerte una buena ensalada o elegir entre platos ya preparados más saludables.
  • Lo primero que debes comprar para tu viaje es una nevera portátil de corcho que te servirá para transportar la bebida y la comida de manera que se conserve fresca.
  • Evita la oferta de comida basura, pre-cocinada, congelada, frituras.
  • Instala alguna app en tu móvil útiles para viajeros desde la que puedas asegurarte de la calidad del sitio al que quieras ir a comer, así como leer comentarios y opiniones de otros clientes.

 

Espero que estos pequeños consejos para dormir y comer en Estados Unidos te hayan servido de ayuda. Si tienes alguna duda o pregunta, no dudes en comentarlo y hacérnosla llegar a través del blog.