¡Buenos días a todos!

Siento el retraso en esta entrada de blog, pero creo que ayer me llegó de golpe el jet lag y estaba agotada para mandarlo a mi hora normal. Nuestros chicos no paran, así que aún no se han dado cuenta del suyo 🙂

Os cuento un par de historias que me contaron de lo que hicieron ayer algunos de nuestros estudiantes. ¡A alguno hay que sacárselo con calzador!

Empezamos por Celia y Jorge, que fueron con sus respectivos compis franceses a jugar a los bolos. En el enfrentamiento España-Francia, ganó España con Jorge como vencedor, y Celia en un merecido tercer puesto. ¡Enhorabuena! Y para reponer fuerzas después, fueron a comer juntos a un KFC.

Celia, Jorge y su compi francés en la bolera

Por otro lado, ayer se estiló mucho lo de salir a comer helados. Cosa que hicieron Adrián, que fue con su familia a un parque y a comerse un delicioso helado de Snickers, y Jimena, que fue con su familia y su compi francesa de paseo y aprovecharon para tomar un dulce tentempié.

Helado de Snickers para Adrián

Jimena y su compañera Oceane comiendo un helado

Álvaro pasó el día en Toronto, y estuvo en un centro comercial. Elena también pasó por Toronto y me cuenta ¡que es enoooorme! Julia no ha podido esperar y aprovechó que los hijos iban con un campamento, para unirse e ir a… ¡Wonderland! Menuda envidia me dio 😀

Carla pasó la mañana en un centro comercial y comieron allí también. Como os podéis fijar, aquí pasan mucho tiempo en centros comerciales, que son como pequeñas ciudades en las que encuentras de todo.

Para terminar, Mónica me cuenta que pasó la mañana en un hospital con su familia. ¡No os asustéis! Su host sister se puso malita con fiebre y hubo que llevarla allí. Pero Mónica ha descubierto cómo es un hospital en Canadá, y cuán diferente es de los que tenemos en España.

Y es que esto es la inmersión total, la convivencia con una familia, en la que estos improvistos son parte de la vida cotidiana y nos hacen aprender cada día un poquito más 🙂

¡A seguir aprendiendo! ¡Hasta la próxima!