Aprende ingles haciendo deporte

Sin duda, aprender inglés es un objetivo muy importante sobretodo para el futuro de los jóvenes. En Newlink no solo queremos ofrecer la oportunidad de aprender un idioma, sino que nuestros programas se complementan con otras actividades con las que refuerzan el aprendizaje también fuera de las clases. Deportes como el golf, la hípica, el surf o el fútbol se encuentran en nuestros programas para jóvenes en el extranjero.

Cada uno podrá practicar su disciplina favorita, compartiendo esta experiencia única junto a compañeros de otros países y aprendiendo de instructores profesionales. De este modo, mejorarán su competencia lingüística combinando un completo programa de clases y entrenamientos en grupos multinacionales. ¿Cuáles son los beneficios de unir ambos objetivos?

Beneficios de aprender el idioma practicando un deporte

1. Valores del deporte aplicados al aprendizaje del idioma. Una actividad deportiva es una oportunidad vital para desarrollar actitudes y comportamientos que pueden aplicarse en cualquier otro contexto de la vida. Por ejemplo, el compañerismo, la fuerza de voluntad, la concentración, el entrenamiento, la constancia, la disposición adecuada… En definitiva, esos mismos valores aplicados al aprendizaje del inglés propician resultados positivos.

2. Motivación interna. Cuando un alumno disfruta con el ejercicio de su deporte preferido, se siente tan feliz en ese momento que, desde esta perspectiva, también tiene un mayor nivel de implicación y compromiso en el aprendizaje del inglés. En definitiva, el deporte como pedagogía integra el ocio y el entretenimiento en el reto de aprender este segundo idioma. Y, de este modo, la competencia lingüística se convierte en un placer.

3. Experiencia práctica. La capacidad expresiva y comunicativa es inherente al ser humano en todas las esferas de su vida. También, en el plano deportivo. Por esta razón, gracias a este contexto dinámico, el alumno tiene la oportunidad de reforzar el vocabulario, perfeccionar su pronunciación e interactuar con los demás en un ámbito de relación interpersonal como el deportivo.

4. Adiós al estrés. La autoexigencia que algunas personas ponen sobre sí mismas cuando quieren aprender inglés y emprenden este camino desde el perfeccionismo, puede producir un efecto contrario al deseado a través del estrés. Además, de un modo habitual, el estrés es un componente frecuente en el estilo de vida moderno. ¿Cuál es la ventaja de unir el deporte con el aprendizaje del idioma? El ejercicio físico es una fuente inagotable de optimismo, es una terapia de bienestar frente al estrés, activa el cuerpo y la mente. Por tanto, esto mejora el nivel de concentración mental.

5. Capacidad de superar las dificultades. Los obstáculos forman parte del aprendizaje en cualquier contexto de la vida. Sin embargo, esta dinámica de aprendizaje eleva la capacidad de superar los obstáculos porque, cuando el alumno se encuentra con una dificultad en el ámbito del idioma, puede encontrar un recurso de apoyo en el deporte (y a la inversa). Es decir, al poner el nivel de atención en dos objetivos distintos pero complementarios, la implicación del alumno aumenta gracias al feedback que obtiene en cada modalidad.

6. Gestión del tiempo. El día tiene veinticuatro horas. La jornada es limitada. Por esta razón, desde un punto de vista realista, una persona tiene que concretar sus intereses y acotarlos en el marco de realidad. Estos programas ofrecen la oportunidad de optimizar los minutos al poder integrar en un mismo periodo de tiempo el deporte con el aprendizaje lingüístico.

7. Opciones de futuro. Tanto el deporte como el conocimiento de un segundo idioma son habilidades que ofrecen una mejor preparación profesional y personal. El alumno adopta una actitud proactiva en su presente. Y el presente es el mejor lugar para empezar a construir el mañana.

8. Romper con el aburrimiento. Cuando un joven realiza un deporte que le encanta, entonces, los instantes de aburrimiento son mínimos e inexistentes. Y esto es fundamental cuando se trata de tener un mayor nivel de inglés. La propia dinámica deportiva resulta emocionante y entretenida. Las emociones están muy presentes en este proceso. Por ejemplo, ilusión por superar los obstáculos, alegría por una meta deportiva, celebración de un logro significativo… Por tanto, en este mapa de realidad, el aprendizaje del inglés queda fortalecido por la propia fuerza de las emociones.

9. Ejercitar cuerpo y mente. Gracias a la perfecta combinación de dos disciplinas tan diferentes, el alumno también mejora su nivel de bienestar gracias a un entrenamiento integral. Es decir, el deporte que propicia un entrenamiento físico y un consecuente bienestar psicológico, se fortalece a partir del propio ejercicio de concentración y memoria asociado a la comunicación en inglés.

10. Una nueva experiencia. Integrar el factor sorpresa y romper la rutina es algo muy importante para los alumnos que pasan gran parte de su vida estudiando. Sin embargo, lo definitivo de unir el deporte con el inglés es el método en sí mismo como una técnica innovadora que despierta la curiosidad positiva de los alumnos.

Golf, hípica, surf… cualquier deporte

Creemos que aprender inglés es un objetivo vital que puede ir acompañado del entretenimiento que produce el propio deporte. A través del deporte preferido del alumno, la persona encuentra un medio de implicación y motivación para progresar a nivel personal.

Puedes consultar todos nuestros programas Academy y disfrutar de este verano aprendiendo idiomas y practicando tu actividad favorita, ¡pídenos información!