Queridos padres y madres:

Hoy hemos ido junto con otro grupo de italianos a visitar el National Heritage Park, cerca de la ciudad de Wexford, a una hora aproximadamente de Gorey. Se trata de la reconstrucción de una aldea vikinga.

Como otras veces, hemos visto un vídeo introductorio en el que nos han explicado un poco la historia de estas personas, comenzando desde hace 9.000 años. Sus creencias, sus hábitos, sus labores… Después, un guía disfrazado de vikingo nos ha hecho un recorrido bastante ameno por la aldea. Ligeramente, hemos ido visitando distintas casas, dólmenes, círculos de piedra, fortalezas, incluso una iglesia; y de una forma muy cómica e interactiva nos ha ido contando para qué servía cada cosa. Madre mía… ¡qué bárbaros y brutos eran estos vikingos!

Un dato que nos ha sorprendido bastante, es que los hombres vivían alrededor de 35 años, mientras que las mujeres tan solo 25 (muchas morían al dar a luz). También nos ha informado sobre los rituales y sacrificios que hacían para adorar a sus dioses, y la importancia de esas construcciones de piedras tan raras. Otro dato que me ha parecido muy curioso y que desconocía, es que existe una teoría de que los irlandeses son descendientes de los vascos… ¿lo sabíais vosotros?

Los chicos y chicas han podido entrar en las casas, hechas de madera y paja y muy bien preparadas por dentro. Parecía que estuviéramos en una aldea real, toda rodeada de naturaleza; solo faltaban los vikingos. La verdad es que estaba muy conseguida. Al final de la ruta, que ha durado una hora más o menos, hemos hecho la última parada a pie de un lago, y se han montado en un barco vikingo para escuchar la última explicación del guía.

¡Ya solo nos queda media semana! Se nos ha pasado volando…

Todos frente al barco vikingo