¡¡Buenas noches everybody!!

Aunque seguramente serán “buenos días” o “buenas tardes” cuando estéis leyendo esto…

Hoy estaba un poco nublado al levantarnos, pero el sol se ha impuesto y ha hecho buen día (y ya sabéis la definición de un buen día irlandés…).

Desayuno, clases, comida…la rutina mañanera de siempre y después a disfrutar de la afternoon activity. Hoy visitábamos Croke Park, el estadio más grande de Irlanda y el tercero más grande de toda Europa.

Ubicado en Jones Road, se encuentra bastante cerca de la escuela, así que fuimos hasta allí caminando.

R

El estadio se abrió por primera vez en 1884, es rico en historia de Irlanda y es la sede nacional de la GAA (Gaelic Athletic Association). Los deportes nacionales, el fútbol gaélico y el hurling conforman la gran mayoría de los eventos que tienen lugar en Croke Park (las finales deportivas se disputan aquí), sin embargo, el estadio es también anfitrión de conciertos importantes.

Cariñosamente conocido como Croker por los dubliners, en el tour guiado por el estadio, te hacen una ruta turística por todo el recinto (visitas a los vestuarios, salas de entrenamiento, el pasillo para entrar al campo, las gradas…) y además te van explicando algunos datos interesantes.

20190808_153437 R

Ya cuando se acabó la visita, volvimos dando un paseo hasta la escuela. Más tarde llegó la cena (en la residencia o en la host family), y para la evening activity nos habían reservado una sala diferente e instalado una red para jugar a voleibol.

Se hicieron dos grupos, compuestos por chavales de diferentes países, y se pusieron a jugar.

20190808_193038 R

Tras un buen rato jugando a tope, ya era hora de acabar y abandonar la sala. Cuando salimos nos dimos cuenta de que el tiempo había cambiado, hacía más frío y el cielo estaba cubierto, ¿tendremos suerte mañana con el tiempo? Estaremos a cubierto, así que damos permiso para que llueva y que las nubes descarguen mucho, para así poder tener un día seco el sábado y disfrutar de nuestra excursión.

Mañana habrá cosas interesantes, ya os contaré qué tal, ¡hasta el próximo capítulo!