¡Primer día en Inglaterra!

Después de un larguísimo día de viaje (algunos vinieron en bus, otros en coche, otros cogieron hasta… ¡tres vuelos!) llegamos todos a la Universidad de Hull, al campus donde vamos a pasar las siguientes semanas aprendiendo inglés. Fue un viaje de conocer gente que se convertirán en nuevos amigos, una toma de contacto con este nuevo mundo en el que van a sumergirse este verano.

IMG_20190705_083009

Nada más aterrizar en Manchester, un autobús nos recogió y nos llevó hasta Cottingham, donde se encuentra el campus de la universidad, a unos 20 minutos de Hull. Nos repartieron las habitaciones y nos fuimos inmediatamente a cenar. Como llegamos tarde, la cantina ya estaba cerrada (¡y solo eran las nueve! Me parece que nuestros chicos y chicas van a tener que acostumbrarse al horario de comidas inglés), con lo que nos tomamos unas pizzas que habían pedido para nosotros. Después disfrutaron de un poquito de tiempo libre para explorar el campus y, a las once en punto, se fueron a sus habitaciones.

Al día siguiente, nos levantamos muy temprano para desayunar, porque a las nueve en punto tenían su primer contacto serio con el inglés. Dos profesores les hicieron una prueba de nivel. Tuvieron que hacer un examen escrito y hablar un poquito con cada uno de los profesores. Después se les explicó algunas cosas básicas: tienen que llevar siempre los colgantes identificativos, los horarios, y algunas normas de convivencia.

IMG_20190705_153725

Comimos a las 12.30 y a las dos nos encaminamos a nuestra primera excursión. Un autobús de dos plantas nos recogió y nos llevó a todos a una casa de campo antigua construida por un antiguo noble. La casa, además de ser enorme, tenía varios jardines e iglesia propia. Los estudiantes exploraron a sus anchas hasta el último milímetro de la finca, llegando algunos a saludar a unas vacas que estaban pastando en la casa de al lado. La última parte de la excursión fue la visita a una playa. Como esto no es como España, no nos bañamos. Simplemente vimos unos precipicios extraordinarios y, algunos, se atrevieron a probar un puesto de fish & chips que había en primera línea de playa. No hacía frío, ¡pero tampoco apetecía meterse al agua!

IMG_20190705_153922

Y esto es todo lo que pasó el primer día. En algún momento, alguien dijo: «¡son las cuatro pero parece que fueran las ocho!». No es porque estuviera oscuro (aún era de día) o porque el clima nublado nos hiciera pensar que era tarde, sino porque llevábamos todo el día de un lado para otro sin parar y, a las cuatro de la tarde, hacía más de tres horas que habíamos comido.

Hoy nos espera también un día largo. Madrugón y segunda excursión. ¡Manchester!

IMG_20190705_154853