¡Hola de nuevo!

Hoy es lunes, pero hoy ha sido un lunes diferente; aquí en Irlanda es día festivo, eso significa que no hemos tenido clase y teníamos el día libre por completo. Teníamos que aprovechar el día, porque además de estar libres, según el pronóstico del tiempo iba a hacer buen día (eso aquí significa unos 20 grados, algunas nubes y alguna lluvia esporádica…).

¿Qué hemos hecho? Hemos ido al Phoenix Park, o Parque Fénix, situado a pocos kilómetros del centro de Dublín. Primero el bus de siempre para ir al centro, y luego hemos cogido un tranvía, así que también hemos estrenado nuevo medio de transporte.

El Parque Fénix es el parque urbano más grande de Europa, cuenta con más de 700 hectáreas de extensión y no podíamos recorrerlo a pie (podíamos, pero no llegaríamos a muchos sitios), así que decidimos alquilar unas bicis y así poder explorar el mayor número de rincones y lugares posibles.

20190805_130101 R

Íbamos buscando un tesoro viviente que se encuentra allí escondido: familias de ciervos que toman el parque como morada. Ya cuando pensábamos que no lograríamos verlos, de repente allí los encontramos; en una gran explanada nos estaban esperando.

20190805_164733 R

Hemos disfrutado admirándolos, y alguno ha conseguido acariciar a alguno…Las agujetas que vamos a tener mañana nos servirán de recordatorio de las vueltas en bici que dimos para encontrarlos, ¡pero sin duda ha valido la pena! También nos hacía ya falta un poco de naturaleza y algo de ejercicio para bajar todas las patatas irlandesas que estamos comiendo.

Después nos hemos ido al centro y por un día nos hemos quedado allí para cenar, ya que estábamos de día libre, ¡había que hacerlo bien! Ayer fue bastante relajado, descansar bien hasta entrada la mañana y unas compras por el centro. Después de cenar, en la evening activity, vimos una peli (en inglés por supuesto).

Después del fin de semana tan bueno y completo, mañana volvemos a las clases, a seguir aprendiendo y a no parar de disfrutar.

¡Hasta mañana!