Y… Primera entrada en el blog y en Irlanda!

Vaya dos días de aventuras 🙂 Empezando con nuestro día en el aeropuerto. Unos llegábamos a Madrid en avión, otros en tren, en bus, acompañados… Pero el caso, ¡llegamos!. Algunas llegábamos con nervios, otros con ganas, pero la mayoría, os aseguro, con sueño.

Pues bien, después de un vuelo estupendo, nos espera Hanna en el aeropuerto de Dublín con un autobús SOLO PARA NOSOTROS! Como VIP que somos 😉 Y con las mismas llegamos a Gorey, donde nuestras nuevas familias anfitrionas (solo tres semanitas, espero que nos aguanten bien 😉 ) nos recogían con la mejor de las sonrisas. Y así, pues da gusto que te reciban. La verdad que lo que dicen de los irlandeses es más que verdad. ¡Son geniales! Ya que con más sueño que vergüenza, no nos dieron mucha caña el primer día y nos dejaron descansar un poco.

¡Pero aquí viene el PRIMER DÍA DE CLASES! Qué ganas ¬¬ Y de nuevo, a algunas se nos quedaban las sábanas pegadas, otros nos quedábamos dormidos en el coche de la nueva profe… En fin, cosas del primer día. Pero por lo demás unas clases geniales.

Después de nuestra comida en grupitos, íbamos con los demás grupos y monitores a dar un paseo de reconocimiento. Muy bonito sitio y muy acogedor. Pero queríamos que llegara la noche para la disco.

Y como dijo un sabio, “todo llega”. Y aquí estamos en la disco, toda para nosotros, con un nuevo grupo que se incorpora de Italia! Majísimos todos, y bailan genial. Y así, las horas pasan tan volando que parece que entramos en la disco y salimos con las mismas. Ya estaban la mayoría de las familias esperando, y las demás no tardaron en llegar. Así que, después de un largo día, por fin descansaremos 🙂

¡Hasta mañana!