Queridas familias,

Nosotros por aquí estamos ya echando la cuenta atrás para volver y no hemos parado ni un momento, ya que tenemos la firme intención de aprovechar al máximo el tiempo que nos queda en Canadá y nos da mucha pena despedirnos de aquí. Aunque, por otra parte, tenemos muchas ganas de veros y daros un gran abrazo.

Como de costumbre, hemos ido a las clases y nos están encantando. Es impresionante cómo se nos pasan de rápido y la cantidad de cosas que estamos aprendiendo y que utilizamos cada día, al estar inmersos en una zona angloparlante. Las clases están formadas por estudiantes de varios países y como sólo está permitido el uso del inglés en el aula, nos obliga a que todas las interacciones se hagan en este idioma y los chicos tienen gran soltura para comunicarse. Yo les hablo en inglés constantemente y no me muestran ningún problema de comprensión, por lo que están aprovechando muy bien el viaje.

Hoy nos fuimos al estadio Rogers, que es magnífico, y pudimos disfrutar de un partido de béisbol que fue todo un espectáculo; con los vendedores de perritos calientes durante el partido, la cámara que apuntaba al público para que se les viera por una pantalla gigante. Todo al más puro estilo americano y es que Estados Unidos y Canadá comparten muchas cosas. Por compartir, el partido era contra un equipo del país vecino y un cantante local se dispuso a interpretar ambos himnos antes del partido, por lo que todo el mundo se puso de pie para rendir honor al himno americano tan conocido por los medios y el himno canadiense que para algunos era la primera vez que lo escuchaban.

IMG_20190724_184938~2 IMG_20190724_184927~2

IMG_20170725_190310

El partido duró algo más de tres horas, aunque no todos los estudiantes permanecieron con ganas de verlo terminar y algunos prefirieron volver a sus casas para poder cenar junto a su familia canadiense.

IMG_20170725_192639-min

Un fuerte abrazo, familias