¡Hola, familias!

Penúltimo día en tierras anglófonas. Día tranquilo y con vistas al regreso que tendrá lugar mañana a mediodía, cuando nos metamos en un autobús camino al aeropuerto de Manchester.

El día de ayer fue dedicado completamente al examen al que nuestros alumnos se han estado preparando las dos últimas semanas.

Distribuidos sus turnos a lo largo de todo el día (unos tuvieron el examen a las 11 de la mañana y otros en el último turno, a las cuatro de la tarde) se fueron presentando en el lugar donde se iban a encontrar con los examinadores oficiales.

Y, en apenas 15 minutos, el examen estaba hecho. Todos dijeron que se les había dado bien, con lo que esperamos los resultados con mucho optimismo.

Y, de momento, eso es todo. Pasamos el resto del día en la residencia. Por la tarde tuvieron clases, como siempre, y la noche la pasaron por las zonas verdes del campus disfrutando de sus últimos días aquí.

Hoy es el último día y, mañana, ¡a casa!