Se está acercando ya el final del viaje y eso nos da mucha pena, no nos importaría quedarnos otras dos semanitas pero, como eso no va a ser posible, decidimos aprovechar al máximo estas últimas experiencias. El jueves tuvimos la ocasión de visitar un pueblo precioso en la costa de Gales llamado Llandudno, casi imposible de pronunciar. Allí dimos una paseo por la playa y recorrimos el muelle, en el que hay diversas tiendas de recuerdos, puestos de comida y atracciones de todo tipo.

Grupo Llandudno2-min

Más tarde cogimos el tranvía que sube la colina hasta el Great Orme desde el cual se divisan unas vistas impresionantes ya que en un día claro y soleado, como fue el caso, se puede hasta ver Liverpool.

Great Orme Tram-min

Aprovechamos para sacar unas fotos, tomar un helado y pasear por los prados hasta la hora de volvernos al pueblo para hacer las compras de última hora antes de volver a Chester donde nos esperaba la última sesión de Disco.

El viernes fuimos a despedirnos de los profesores, que nos dieron los informes de evaluación y los certificados de la realización de los cursos. Por la noche, en la actividad nocturna “Murder Mistery”, nos entretuvimos resolviendo el caso del asesinato de una de las monitoras locales, Katelyn, que había sido envenenada en el comedor del Campus por uno de sus compañeros.