19 de julio – Día 15 – Clases, visita al Natural History Museum y Harrods

 

Aunque os cueste creerlo, el drama de la despedida fue aún más grave al día siguiente si cabe… Casi desde por la mañana, los que se iban llorando, los que se quedaban, también… Poco más y parecía que los que se iban a la guerra para no volver a verse nunca más. ¡Qué dramáticos!

Alguno que otro, madrugó mucho más que de costumbre, para poder aprovechar el poco tiempo que les quedaba para estar juntos. Eso sí, todos bajaron su ropa de cama a primera hora de la mañana ya que los miércoles, como ya sabéis, toca la colada de las sábanas. Con respecto a nuestros amigos, por la noche ya se habían ido nuestros amigos italianos, los vascos se fueron sobre las 10 de la mañana y la mitad del grupo de los catalanes, se iban a la hora de comer. En cualquier caso, nosotros estábamos en clase a las 9, comiendo a las 12:30 y desfilando para Londres a la 1. Las clases del miércoles han sido un poco distintas a las que habíamos tenido hasta ahora. Como muchos alumnos se habían ido y los otros tantos, aún estaban por llegar, tuvieron que reorganizar a todos los alumnos que se quedaban aquí en 4 clases haciendo que los niveles de las mismas fueran lo más próximos posible a las habituales. Pero esto es tan sólo provisional para un par de días.

Como os iba diciendo, a la una, nos encontramos con Zofie en recepción, la profesora americana que nos acompañó a Londres, lo cual les dio la oportunidad a los chicos de escuchar un acento distinto al puro británico que venían escuchando todos estos últimos días. La verdad es que fue súper amable y servicial. Al llegar en tren a Victoria’s station, nos dirigimos directamente al metro para ir al Natural History Museum. Al ser un museo gratuito, tuvimos que esperar un poco en la cola para entrar, pero la verdad es que la cola iba rápida y al final entramos enseguida.

Una vez dentro del museo, les dimos 2 horas de tiempo libre para que pudieran visitar las 5 áreas de la ciencia en las que está dividido el museo a su antojo. Cuando nos volvimos a reunir, intercambiamos impresiones y, al parecer, lo que más les había gustado, fue un simulador de un terremoto. Incluso más que los gigantescos esqueletos de dinosaurios prehistóricos que hay repartidos por todo el museo.

Al salir del museo, nos dirigimos al mítico centro comercial “de lujo” de esta ciudad: Harrods. Allí les dimos otras 2 horas de tiempo libre para que pudieran echar un vistazo, hacer alguna compra y cenar en el McDonalds que hay justo en frente (por decisión de ellos).

Nos volvimos en el tren de las 21:02, por lo que para cuando llegamos de vuelta a London Christ’s Hospital, eran ya un poco más de las 10, por lo que nos fuimos directos a hacer las camas con las sábanas limpias que nos habían dejado y ¡a dormir!

 

¡Sigue a Newlink en las redes sociales y no te pierdas ni un detalle!
 
 

¡Sigue a Newlink en las redes sociales y no te pierdas ni un detalle!