Hola familias!

Como bien sabéis, el pasado viernes nos dirigimos hacia el sur de la provincia de Ontario, justo al lado de la frontera con EEUU, donde se encuentran las cataratas del Niágara. De camino hicimos varias paradas, una en “Floral clock” (que es un reloj enorme de césped y flores) donde nos tomamos una foto de grupo, y otra para ver desde lo alto de un acantilado los rápidos del río Niágara.

Al llegar a nuestro destino final, tuvimos como una horita para dar un paseo a lo largo de la calle con vistas a las cataratas y comer. Como hacía tanta calor y humedad nos sentamos en un porche que había con toldo y mesas para comer y refugiarnos del sol.

IMG-20190719-WA0010

Después, nos reunimos y nos dirigimos hacia la cola para tomar el barco que nos llevaría por el río y nos acercaría hasta la base de las cataratas. Tuvimos mucha suerte porque apenas había cola y esperamos solo como 20 minutos. Ahí, cogimos el funicular y después el barco. Nos dieron unos chubasqueros de plástico rojos con los que estábamos monísimos y que nos iban a hacer falta… Conforme nos acercábamos a las cataratas nos iba salpicando más y más agua y justo cuando estábamos abajo comenzó a llover, una lluvia fuerte de tormenta de verano. Ya no sabíamos si era agua de la catarata o de la lluvia. Pues eso, menos mal que íbamos equipados con los chubasqueros y que muchos trajeron chancletas para cambiarse el calzado.

IMG-20190719-WA0067IMG-20190719-WA0046 IMG-20190719-WA0051

Tras el recorrido en barco dispusimos de un ratito de tiempo libre donde pudieron dar una vuelta por Clifton Hill, el pueblo junto a las cataratas lleno de tiendas y souvenirs.

Ya solo nos queda una semana más, así que vamos a aprovecharla al máximo.

Un abrazo,

Inés