¡Buenas noches a todos!

Tal y como os dije ayer, hoy hemos tenido un día de lo más agotador. No hemos parado desde que nos hemos levantado hasta ahora que nos acostamos.

Como todas las mañanas, nos hemos levantado temprano y hemos desayunado antes de ir a clase. Hoy era un día en el que iban a necesitar toda la energía que pudieran conseguir. Cuando hemos estado todos listos hemos andado el camino a la escuela, que ya nos sabemos de memoria.

Tras las clases matutinas, nos hemos vuelto a reunir en nuestra sala común de LILA* que con cariño todos llamamos Strawberry Fields para comer nuestros packed lunches. Salimos tan hambrientos de las clases que prácticamente engullimos la comida.

Después de comer nuestros chicos han disfrutado de un rato de tiempo libre, ya que la actividad diaria iba a comenzar para nosotros un poco más tarde (al haber sido divididos en dos grupos, nosotros fuimos los segundos). Hoy nos acompañaban a la actividad Liam y Yisak, que nos han llevado hasta una tienda-taller en el que íbamos a hacer algo muy guay. ¡Hoy tocaba taller de graffiti! El objetivo del taller era pintar una pared con un mensaje importante, ya que el graffiti no debe ser simple vandalismo, sino que debe ser legal y tener un fin positivo. Hemos hecho una pequeña competición, ya que el grupo anterior había hecho su mural y el nuestro tenía que ser mejor que el suyo.

Los chicos pintando-min

Las chicas pintando-min

Nuestros chicos han recibido una clase magistral de graffiti, y han podido poner su granito de arena para que al final nuestro mensaje ‘Only those who dream can fly’ (‘Solo los que sueñan pueden volar’) ganara la competición.

Los chicos frente a nuestro muro-min

Al acabar, hemos vuelto a la escuela para la cena, y hoy Sky y Katie nos han preparado pasta boloñesa con ensalada caprese y pan de ajo (delicioso). La mayoría de estudiantes ha repetido y todo.

Una vez terminada la cena, Fergus nos ha dado unas instrucciones importantes antes de coger los taxis que nos llevarían al local donde realizaríamos la actividad nocturna: camas elásticas. Efectivamente, un local destinado solamente a hacer saltar a nuestros chicos.

Listos para saltar

Después de hacer el registro, se han puesto los calcetines especiales y… ¡a saltar! Durante una hora han saltado, brincado y hecho todo tipo de piruetas. Han acabado destrozados y bastante sudadillos, así que una buena ducha, y a la cama que estarán rendidos después de este gran día.

¡Hasta mañana familias!