Arrancamos el día con las clases como cada mañana, es sorprendente lo que ha cambiado su comportamiento desde el primer día. Ya se sienten cómodos con su grupo de clase, ya no son tímidos, participan y hasta levantan la mano y comentan. Su inglés cada vez es mejor. Los profesores cada vez dan reports más favorables sobre su actitud y progreso. Aunque a veces por las mañanas se hacen de rogar para entrar en clase, luego salen encantados.

En cuanto a la actividad de la tarde, hoy les tocaba un circuito multiaventura en el que tenían que ir superando obstáculos tanto por tierra como entre árboles. Ha sido una pasada. Por tierra han tenido que correr por montículos, saltar vayas y subir rampas con cuerdas cronometrando el circuito. También han tenido que saltar ríos colgados de cuerdas y pasar por un puente elevadizo de unos árboles a otros, entre otras actividades. Han acabado agotados, pero les ha gustado mucho y ha supuesto un gran reto para ellos.

Después de la cena, ha llegado la hora de la discoteca. Esta vez estaban más emocionados que nunca y han bailado más que ninguna ya que es el último día de discoteca de Gorey. Estaban algo tristes al final de la noche por no volver a la discoteca. Han bailado la Macarena hasta no poder más y se han despedido de los otros compañeros internacionales con los que se reunían en la discoteca los martes y que volverán a sus países antes que  nosotros. Al final de la jornada, las familias les han recogido para ir a casa a descansar.

20190716_145850-min 20190716_145906-min