¡Buenas noches queridos papás!

Vuelve a ser lunes, y entramos en la recta final de nuestra estancia en Liverpool. Hoy mismo hablábamos de que parece mentira que llevemos en esta ciudad tan solo dos semanas, ya que nos parece que haya pasado mucho más tiempo.

El descanso se acabó, y hoy había que volver a clase. Así que tocaba una vez más madrugar para desayunar, arreglarnos e ir a clase, aunque nos ha costado un poco porque el día de ayer fue agotador. Desde ya temprano parecía que iba a ser un día ajetreado, ya que ayer llegaron nuevos estudiantes a la escuela, y hoy lo hemos comprobado. ¡Casi no cabíamos en la sala común de la escuela! Además, nuestros chicos tienen compañeros nuevos en sus clases, y hoy han hecho actividades para conocerse un poco más.

Tras las clases y la comida, han llegado los monitores que nos iban a acompañar a la actividad de hoy: Liam, Julia, Alba, Hana y Hannah (sí, hay dos jejej). Aunque como somos tantísimos, nos hemos dividido en varios grupos y a nosotros nos ha tocado Julia, una de las favoritas de nuestros chicos.

Escuchando a Julia 2

La actividad de hoy consistía en un tour por la zona cultural del centro de la ciudad. Era un tour que no llegamos a hacer el lunes que llegamos nosotros a Liverpool, con lo que nos ha servido para ver lugares que aún no habíamos visitado.

El recorrido nos ha llevado por Mathew Street. Hemos pasado por la estatua de ‘Eleanor Rigby’ (seguro que conocéis esa preciosa canción) y por Williamson Square. Después, hemos visitado St. George’s Hall, un edificio de estilo neoclásico que, tras usos que se le dio como hospital y prisión, sirve hoy en día de local de celebración de eventos, teatro y una parte está destinada a los juzgados de la ciudad. Más multiusos que este ninguno, vamos 🙂

Con cara feliz

Ernesto con la peluca de juez

Por último, hemos pasado por St. John’s Gardens (en el que hay un árbol para George Harrison y otro para John Lennon, aunque no se sabe cuáles son) antes de entrar en la Central Library, la Biblioteca Central. No veáis cómo engaña por fuera, porque por dentro es enorme, y además una pasada de bonito. Tiene incluso una sala de lectura que recuerda a la biblioteca de Hogwarts, como en las pelis de Harry Potter. Incluso hemos podido subir al balcón del último piso, y hemos podido disfrutar de las vistas de Liverpool desde lo alto.

Modelos en el balcón de la biblioteca

Tras un buen rato de tiempo libre que los chicos han disfrutado a tope, ya que hoy hacía sol y calor aquí, ha llegado Sky con la cena. Hemos cenado perritos calientes, pero con un pan y unas salchichas deliciosas. Los chicos han preferido tomarlo con queso, aunque servidora se ha atrevido a acompañarlo con cebolla caramelizada. ¡Buenísimo!

Y volvemos a la residencia. Nuestros chicos aprovechan este rato antes de acostarse para jugar al rugby con sus amigos, ver Netflix o simplemente charlar tirados en el sofá.

No os perdáis el próximo capítulo de nuestras aventuras en Liverpool. ¡Hasta mañana!