15 de julio – Día 11 – ¡Primer día en Londres! Candem Town, Covent Garden, Dungeons y más!!

 

¡Por fin llegó el momento que todos esperábamos! ¡Hora de descubrir Londres!

Como ya os anticipábamos la noche anterior, el sábado nos tocó madrugar mucho para ir a coger nuestro tren a Londres que salía de nuestra estación a las 08:36. El tren directo, tarda aproximadamente una hora en llegar desde nuestro colegio hasta la estación central de Londres- Victoria. Nada más llegar, Alex nos dirigió directamente a Candem Town en metro. Llegamos tan temprano que aún no había en bullicio que pudimos observar poco después ya que los puestos del típico Candem Marquet, estaban empezando a abrir sus puertas. Fijamos un punto de reunión al lado del puesto de los zumos de naranja y se fueron todos a explorar la zona, sus pintorescos personajes y rincones y, cómo no, a hacer alguna comprita. Alumnos siguieron nuestro consejo de guardarse el vale de £5 para comida para el día siguiente y probaron alguna de las deliciosas especialidades de comida internacional preparada in-situ en el propio mercado. Otros optaron por Burger King, Mc Donalds, pizza… Algunos hicieron compras (un tanto “frikis”) en las tiendas “manga” del mercado y otros de fueron un poco más allá para ir a las tiendas más clásicas. En cualquier caso, fue una primera toma de contacto muy curiosa y gratificante.

Después, volvimos a coger el metro para ir a visitar un mercado mucho más exclusivo y elitista, como es el de Covent Garden Market, aunque allí nos cobraran la friolera de £1 hasta por ir al wc. Tuvieron otro poco de tiempo libre en este otro mercado y siguieron mercando caprichos y souvenirs para amigos y familia.

A medida que se acercaba la hora de entrada de la reserva de nuestros tickets para entrar a ver “The London Dungeon”, nos fuimos acercando hacia el London Eye que estaba muy cerquita de la atracción que íbamos a ver nosotros el sábado. Cuanto más nos acercábamos, más gente y bullicio había. Les pedimos que se quedaran muy juntos para que nadie se perdier antes de entrar y fueron muy responsables y obedientes. Alex fue a recoger los tickets de la reserva mientras yo me quedaba con ellos en la cola. Le costó un buen rato, pero más aún nos costó entrar en la atracción en sí. ¡Había más gente que en la guerra! A pesar de haber permanecido de pie un buen rato antes de entrar, fue tan divertido y emocionante lo que nos encontramos dentro, que se nos olvidó el cansancio de golpe. No hay fotos ni vídeos de ningún momento de esta atracción ya que las cámaras estaban totalmente prohibidas. Nos dieron muchos sustos pero fuimos todos muy valientes y al final, nos invitaron a tomar un zumo y todo.

Luego les llevamos a la Oxford Street y entre todos, decidieron que preferían quedarse más rato en Londres y cenar allí aunque se perdieran la cena en el campus.

¡Nos lo pasamos TAN bien, que hasta cerca de las 21:30, no llegamos de vuelta a London Christ Hospital, pero mereció mucho la pena! Todos le agradecimos a Alex que nos hubiera dedicado unas cuantas horas de su tiempo libre y yo me fui corriendo a hacer la colada de las camisetas de Newlink para que nos las pudiéramos poner todos al día siguiente sin olor a chotuno… Jejeje

 

¡Sigue a Newlink en las redes sociales y no te pierdas ni un detalle!