Queridas madres y padres,

Han pasado unos cuantos días desde la última vez que estuvimos en contacto. Sin embargo, nuestros estudiantes no han parado de hacer cosas durante este fin de semana. Después de pasar el viernes en el Street Life Museum, donde estuvieron en contacto con la antigua vida en las calles de Hull, para poder, después, disfrutar de un poquito de tiempo libre por la ciudad. Por la tarde tuvimos clases, a las que nuestros alumnos ya se han acostumbrado. Sin embargo, esa noche fue especial. La escuela había organizado una cena especial para sus alumnos. En un autobús nos llevaron al campus principal de la Universidad de Hull, donde les esperaba una cena mucho más elegante y una fiesta despedida, DJ incluído, a los que se volvían a sus países.

Lincoln, aunque pequeño, tiene bastante historia. Su castillo lo mandó construir Guillermo el Conquistador y, después de recorrer las murallas del castillo, entramos al museo para ver la famosa Magna Carta. El pueblo es famoso por dos cosas más. Una de ellas es la catedral, la tercera más grande del Reino Unido, un edificio enorme construido en estilo gótico. La segunda, las cuestas. Nuestros alumnos tuvieron que andar con cuidado por el centro antiguo del pueblo, donde las calles eran tan empinadas que no habría sido nada difícil caerse y deslizar unos metros.

El domingo, sin embargo, fue de lo más tranquilo. Nos levantamos, por primera vez desde que llegamos a Hull, más tarde de las diez de la mañana (aunque los que quisieran desayuno tendrían que levantarse a las 8), y fuimos al centro de Hull, donde cada uno disfrutó a su aire de la ciudad: las calles que vierten en la plaza llenas de gente y puestos callejeros, el centro comercial, la zona cercana al puerto. Por la noche, la residencia había preparado una barbacoa al aire libre. Cada uno cogió su plato y se sentó en el césped, un plan bastante bueno teniendo en cuenta el cielo despejado con el que nos encontramos y la temperatura de primavera.

Y así acabó nuestro fin de semana. El lunes fue algo más agitado, sobre todo porque fue el día en el que los estudiantes cuya estancia es de dos semanas hicieron el Trinity Exam. Las examinaciones se alargaron todo el día, hasta ya entrada la tarde. Cuando todos estuvieron libres, decidimos volver a Cottingham y pasar un rato allí antes de volver a la residencia para cenar.

La última actividad del día fue una fiesta de bienvenida a los a los estudiantes que llegaron el domingo a la residencia, un número bien grande de nuevas caras con las que nuestros alumnos compartieron algo de música y bebidas.

Y esto fue todo. Mañana volveremos a escribir.

¡Que pasen un buen día!

IMG_20190712_102406 IMG_20190712_183502 IMG_20190713_094845 IMG_20190713_095138 IMG_20190713_095213 IMG_20190713_122447 IMG_20190713_164823 IMG_20190713_164923 IMG_20190714_180855

IMG-20190712-WA0024